Es 24 de junio y el Villarreal aún no ha movido ficha en este mercado estival, ni para las entradas ni para las salidas. A priori, los fichajes están supeditados a las ventas, ya que el presidente del Villarreal, Fernando Roig, dejó claro que la prioridad es mantener un equilibrio en el presupuesto para la próxima temporada. Y es por eso. que si no hay sorpresas a lo largo de la semana, el primer fichaje que se va a producir en el submarino es a coste cero. Antonio Rukavina tiene todos los números para convertirse en el primer refuerzo amarillo para la temporada 2014-15.

El técnico Marcelino García Toral pidió a la directiva un lateral diestro que pueda competir con Mario Gaspar, ya que es la única forma de que el de Ontinyent pueda seguir manteniendo el alto rendimiento que ha ofrecido esta campaña, y el serbio cumple el rol a la perfección.

Rukavina no es un nombre nuevo, siempre ha estado relacionado con el Villarreal, pero ha sido con el descenso del Valladolid cuando realmente el club de La Plan aBaixa ha activado los contactos. Y es que el defensa nacido en Belgrado ha hecho efectiva una cláusula de su contrato que establecía que sería jugador libre si el conjunto blanquivioleta perdía la categoría.

Cláusula que ya se ha hecho efectivo y que ha permitido al jugador establecer negociaciones con el Villarreal y finalmente llegar a un acuerdo para vestir la camiseta amarilla al menos para las próximas tres campañas.

El acuerdo es total y sólo falta la firma del contrato y el anuncio oficial por parte de la entidad amarilla, que por diversos motivos prefiere oficializar el fichaje en el mes de julio.

Nacido en Belgrado, hace 30 años, Rukavina aporta la experiencia al lateral derecho que le faltaba al Villarreal esta campaña con Mario y Pantic, y que en cambio sí tenía en el carril izquierdo con Jocik. El defensa antes de recalar en el Valladolid, jugó una temporada en el Partizan de Belgrado y fichó por el Borussia Dortmund, aunque no dio el nivel esperado y fue cedido al Múnich, donde conseguió volver a deslumbrar en las tres temporadas en las que estivo hasta recalar hace dos en el Valladolid, recien ascendido a Primera División.

Dos versiones

En el conjunto vallisoletano ha sido un fijo, aunque si bien, fue en su primera etapa con Djukic como entrenador cuando ofreció un gran nivel, pese a tener que adaptar su juego, demasiado ofensivo, al fútbol español. Pese a ser criticado por subir demasiado al ataque y dejar algo descuidada la labor defensiva, fue esa versión la que le convirtió en uno de los jugadores revelación de la temporada 2012-13. Rendimiento que no ha conseguido ofrecer esta campaña, quizá también envuelto en la mala dinámica del Valladolid, que acabó perdiendo la categoría, aunque el lateral fue uno de los pocos jugadores que aportó algo de luz al juego vallisoletano, con sus subidas por la banda y sus centros al área.De hecho ha sido uno de los jugadores de campo con más minutos de la Liga, con 34 partidos disputados, todos ellos como titular. A los partidos como profesional se une sus 20 internacionalidades con la selección de Serbia.

Con la llegada de Rukavina que se anunciará en los próximos días, queda más evidente la salida del otro lateral serbio, Pantic, a quien el Villarreal le está buscando destino, ya que tampoco cumple el perfil como central que quiere Marcelino.