Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Almassora precinta uno de los tres talleres ilegales expedientados este año

El consistorio quiere evitar la competencia desleal que suponen estos negocios En lo que va de año otro negocio está en proceso de legalización y un tercero en trámite de audiencia al interesado

Almassora precinta uno de los tres talleres ilegales expedientados este año

Almassora precinta uno de los tres talleres ilegales expedientados este año

El Ayuntamiento de Almassora ha precintado un taller de vehículos ilegal en la calle Transformador. Corresponde a uno de los tres expedientes incoados en 2014 para solicitar la legalización de actividades. El responsable del negocio eludió las advertencias municipales, que finalmente se materializaron en el precinto de la instalación. La Policía Local arrancó la investigación en mayo de 2013, al percatarse de que la actividad en el polígono carecía de licencia ambiental.

La apertura de bajos que se dedican a la reparación de vehículos de forma clandestina no es nueva. El Ayuntamiento de Almassora abrió una docena de expedientes en 2013 para solicitar la legalización de actividades. En lo que va de año, además de este cierre, las autoridades locales señalan que otro negocio está en proceso de legalización y un tercero, en trámite de audiencia al interesado.

El precinto del negocio en la calle Transformador se produjo después de que el Ayuntamiento de Almassora agotara la vía administrativa. La primera advertencia al interesado tuvo lugar en junio de 2013, cuando el consistorio le ofreció un plazo de audiencia de 15 días. Tras cuatro notificaciones infructuosas, el tablón de anuncios municipal exhibió un edicto durante otras dos semanas y, finalmente, el Boletín Oficial de la Provincia publicó la notificación en agosto del año pasado.

Cierre inmediato en octubre

La falta de respuesta por parte del interesado reactivó el procedimiento en octubre, cuando un decreto de alcaldía ordenó «el cierre inmediato de la actividad por estar ejerciendo la misma sin haber obtenido la correspondiente licencia ambiental».

La junta de gobierno ratificó el trámite ese mismo mes. Ya en noviembre, la administración local trasladó al responsable del local el contenido del acuerdo, si bien hizo caso omiso a la orden. Un nuevo informe de la Policía Local en febrero de este año comunicó que el negocio seguía abierto y en funcionamiento, un hecho que ha precipitado el cierre para evitar riesgos ambientales y la competencia desleal que causa sobre el resto del sector.

El concejal de Actividades, Luis Martínez, explicó que, pese «a la complejidad de este tipo de expedientes y duración en el tiempo, por las continuas audiencias que se da a los interesados, finalmente se actúa, como ha sido el caso». En opinión del edil, «desde el Ayuntamiento de Almassora, y concretamente desde la Policía Local, se realizan inspecciones y controles periódicos para verificar si actividades que no cumplen con las licencias exigidas, están o no operativas». Este trabajo «culmina en la legalización de las actividades o bien en el cierre o incluso el precinto, cuando el interesado se niega de forma voluntaria a poner fin a la actividad».

En este sentido, según Martínez, desde el Ayuntamiento de Almassora «luchamos contra la competencia desleal que, como ha sido el caso de este taller ilegal, ejercen sobre otros talleres profesionales de nuestro municipio». Una demanda que «nos han traslado desde la Asociación de Talleres Reparadores de Automóviles, Astrauto, y que aplicamos para poner fin a estas actividades ilegales que atacan directamente a quienes cumplen con la legalidad vigente», añadió el edil.

Compartir el artículo

stats