La Audiencia Provincial de Castelló ha condenado a una pena de cuatro años de cárcel y una multa de 5.400 euros a una mujer por un delito de secuestro y contra la libertad sexual al obligar a otra mujer a ejercer la prostitución en Vila-real y retenerla en una casa incomunicada. Así se dio a conocer ayer en la sentencia de conformidad que se leyó en el juicio que tuvo lugar en la Ciudad de la Justicia y en la que se absolvía a los otros dos acusados. La condenada no se presentó en la vista y se encuentra huida de la justicia desde hace dos años, aproximadamente. De hecho, el juicio se suspendió en varias ocasiones por su incomparecencia. La condena corresponde con la petición del fiscal.

Según se recoge en el escrito de fiscalía los hechos ocurrieron el octubre de 2009 cuando la víctima conoció a la ahora condenada en una discoteca de Valencia y le confesó su mala situación económica y los problemas que tenía para ganarse la vida intercambiado teléfonos. En días sucesivos, ambas hablaron en varias ocasiones por teléfono y la procesada le manifestó que podía venir a Vila-real a vivir donde le facilitaría vivienda y, cuando estuviera asentada, le ayudaría a encontrar trabajo ejerciendo la prostitución en algún local de la zona.

Una vez en dicho domicilio, le dijo «tenemos que ser tu familia, tú te quedas con nosotros, nosotros te ayudamos a ti, pero nada de novios, no puedes tener novios. Si te quedas conmigo es para siempre». Cuando terminó la conversación le arrebató la tarjeta SIM para que no pudiese contactar con nadie.