Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis de la basura resurge por la falta de un vertedero para 44 municipios

Plantean reabrir el vertedero de Tales para los residuos de la zona centro, que ahora van a Cervera y Algímia

La crisis de la basura resurge por la falta de un vertedero para 44 municipios

La crisis de la basura resurge por la falta de un vertedero para 44 municipios

Cuando parecía enterrada y sellada, la crisis de las basuras resurge por la falta de un vertedero de referencia para 44 municipios de la zona centro de Castelló. De manera provisional, los desechos van a parar a Valencia y al norte de Castelló. El consorcio de residuos plantea reabrir el vertedero de Tales, clausurado en 2010, lo que podría contrariar a este municipio y a Onda, ya que los camiones de basura tendrían que atravesar el casco urbano.

La franja central de la provincia de Castelló tiene como referencia la planta de tratamiento de Onda, propiedad de Reciplasa (empresa pública que tiene como accionistas a los ayuntamientos de Almassora, Benicàssim, Burriana, Castelló, Vila-real, Betxí, lAlcora y Onda). Reciplasa gestiona la basura de 44 municipios de la Plana Alta, l´Alcalatén y Alto Mijares

„con una población de 365.000 habitantes„ y en sus instalaciones se tratan anualmente 148.000 toneladas de residuos, de las que una mitad se recicla y la otra mitad va a parar al vertedero.

Hasta el pasado mes de abril, el rechazo (los residuos no reciclables) se depositaba en el vertedero de Reciplasa en Onda. Sin embargo, se ha clausurado. El Ayuntamiento de Onda se opuso a ampliar la instalación, ya que una de las promesas electorales del alcalde, el popular Salvador Aguilella, fue el cierre del vertedero.

Retraso de la planta de combustible

La solución prevista para la mayor parte de los residuos es su conversión en combustible para los hornos de las fábricas cementeras. Sin embargo, la planta de transformación prevista en Reciplasa ha sufrido varios retrasos y las obras ni siquiera han comenzado, pese a que la primera piedra se colocó hace casi dos años.

Durante un tiempo, una parte de los residuos se almacenó a la intemperie, a la espera de la puesta en marcha de la planta de combustible. No obstante, los incendios registrados de manera consecutiva obligaron a derivar la basura en camiones a las instalaciones de Cervera del Maestre y Algímia d´Alfara. Esta situación derivó en un expediente sancionador de la Conselleria de Medio Ambiente a Reciplasa.

El traslado de basura a Cervera y Algímia se mantiene como solución indefinida. Sin embargo, la zona centro de la provincia requiere un vertedero. La futura planta de combustible absorberá buena parte de los residuos, pero seguirá habiendo unas 10.000 toneladas anuales por ubicar.

Ante la negativa de Onda a ampliar el vertedero de Reciplasa, el consorcio de residuos busca una alternativa. Y la principal es reabrir el vertedero de Tales, clausurado en 2010, pero que tiene una zona de ampliación con todos los permisos ambientales aprobados. Es propiedad de la diputación, que anteayer acordó cederlo al consorcio de residuos. Consciente de que se trata de un tema polémico e impopular, el gobierno provincial aseguró que la cesión del vertedero es un formalismo que no implica su reapertura. Pero lo cierto es que Tales tiene todos los números para recibir la basura de Reciplasa.

Cautela de los alcaldes

El alcalde de Tales, Ambrosio Ramírez (PP), declinó pronunciarse sobre la posible reapertura del vertedero emplazado en su pueblo. En caso de que así fuera, los camiones tendrían que trasladar la basura desde la planta de Reciplasa, atravesando el caso urbano de Onda. El alcalde de esta localidad, Salvador Aguilella, se limitó a manifestar que «Onda dispone de cerca del 9 % de las acciones de Reciplasa y las cuestiones de Reciplasa se deberán tomar en el seno de la propia Reciplasa, como siempre se hace».

Compartir el artículo

stats