El Ayuntamiento de Vila-real registró el pasado lunes la petición para obtener una subvención para el desarrollo de un taller de empleo por parte de la Generalitat Valenciana. El concejal de Economía, Pasqual Batalla, indicó que han traslado directamente a los representantes autonómicos la importancia de que la ciudad, con cerca de 6.000 parados, obtenga esta ayuda económica tras varios años en blanco puesto que la primera negativa a otorgar estas ayudas se produjo en 2011, situación que se repitió en años sucesivos.

El teniente de alcalde apuntó que, explicados los proyectos, «ya es hora de que nos toque para poder abrir el camino a la inserción laboral de las 24 personas que podrán beneficiarse de los dos módulos que hemos presentado». Batalla apuntó que los cursos solicitados, uno sociosanitario y otro sociocultural, permitirían emplear a doce personas cada uno durante seis meses por lo que el concejal del Bloc-Compromís se mostró confiado en que la resolución no se demore en exceso.

Tanto la atención a personas como la promoción de eventos y congresos son dos de las áreas que el actual equipo de gobierno está intentando potenciar para diversificar la economía de la ciudad. El coste estimados de estos talleres ronda los 260.000 euros de los que cerca del 80 %, unos 205.000 euros, vendrían subvencionados por el gobierno autonómico. Batalla señaló que la biblioteca universitaria sería la sede en la que se impartirían las sesiones que hacen «mucha falta». Más allá del color de la administración, desde la localidad se mostraron confiados en que los responsables autonómicos sean sensibles.