Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un estudio de la UJI revela que el 65 % de problemas de colesterol no se trata por fallo médico

El informe reivindica a los profesionales una actitud más «proactiva» en el diagnóstico de esta enfermedad crónica

Investigador de la UJI, miembro del comité científico del estudio Escarval, Vicente Pallarés.

Investigador de la UJI, miembro del comité científico del estudio Escarval, Vicente Pallarés. Levante-EMV

El fallo de los médicos en el diagnóstico, lo que se conoce como inercia médica, provoca que hasta el 65 por ciento de los problemas relacionados con el colesterol no se detecten de manera adecuada, según una investigación realizada por las universidades de Valencia, Elche (Alicante) y la Jaume I (UJI) de Castelló. El estudio reivindica «una actitud más proactiva en el diagnóstico completo de la dislipemia -alteración de las concentraciones de lípidos y lipoproteínas en la sangre- en la práctica clínica habitual, especialmente si se tiene en cuenta que se trata de una enfermedad ligada a un incremento del riesgo cardiovascular».

Según informó ayer la UJI, el estudio, publicado en la revista Plos One, se enmarca dentro del programa Escarval (Estudio Cardiometabólico Valenciano), en el que participan investigadores de esta universidad, la Universitat de València y la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Investigación

El proyecto Escarval, respaldado por la Conselleria de Sanidad de la Generalitat Valenciana, posibilita la realización de un completo mapa epidemiológico de la situación de enfermedades como diabetes, hipertensión y dislipemia, y también la posibilidad de producir unas escalas de estratificación de riesgo cardiometabólico.

El investigador de la Unidad Predepartamental de Medicina de la UJI y miembro del Comité Científico del Estudio Escarval, Vicente Pallarés, incidió en la importancia de diagnosticar a la población cuanto antes para favorecer el cambio de hábitos hacia una vida más saludable y, si fuera necesario, tratarla farmacológicamente.

«Está demostrado que cuanto antes se diagnostiquen los problemas de colesterol, es mucho mejor para evitar el riesgo cardiovascular futuro, de ahí la importancia de detectar la inercia diagnóstica y poner los medios necesarios para evitarla», explicó el experto. La investigación concluye alertando también de la importancia de prestar «especial atención» a los pacientes con niveles bajos de c-HDL, conocido como «colesterol bueno», ya que un 27,3 por ciento de los casos no se diagnosticaron cuando deberían, y afirma que este tipo de colesterol implica también un incremento del riesgo cardiovascular.

El perfil asociado en el que aparece con más frecuencia la inercia diagnóstica en dislipemia se corresponde con una mujer de mediana edad e hipertensa.

Compartir el artículo

stats