Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vila-real estrena «playa» de agua dulce en el paraje del Termet

El meandro del río Millars de la Mare de Déu de Gràcia es ya accesible para el baño El resto de acciones previstas, como la reintroducción de especies de ribera, se harán a partir de octubre

La playa fluvial en el meandro del Termet ya está lista para el baño.

La playa fluvial en el meandro del Termet ya está lista para el baño. Levante-EMV

Vila-real ya tiene su playa a orillas del río Mijares, en el meandro de la Mare de Déu de Gràcia. Durante esta semana se han completado la primera fase de los trabajos correspondientes a la restauración y acondicionamiento de la zona para la eliminación de la caña invasora y la adecuación del área fluvial. En estas primeras actuaciones, los trabajos han consistido en el desbroce de la zona situada al sur del meandro del Millars, entre la piscina municipal del Termet y el río aproximadamente hasta el inicio de la senda botánica, para la eliminación del cañaveral invasor, así como para la limpieza del suelo y la remodelación del talud.

Los trabajos no han estado exentos de polémica ya que desde el grupo ecologista Gecen se ha criticado la actuación municipal en la zona.

«Hacía décadas que no se actuaba en esta zona del río y la vegetación invasora, principalmente cañar que en algunos casos alcanzaba los cuatro metros de altura, había desplazado especies autóctonas, además de imposibilitar el disfrute del paraje natural por parte de la ciudadanía», recordó el concejal de Sostenibilidad, Xus Sempere.

En las zonas de mayor vulnerabilidad los desbroces se han realizado de manera manual para mantener los bosquetes existentes como chopos, álamos, olmos o almeces, mientras que en las masas de cañas se han realizado desbroces mecánicos.

Además, se han extraído los primeros 20 centímetros de suelo, donde se concentran la mayor parte de los rizomas de la caña, para frenar su reproducción. Otros de los trabajos realizados han sido la limpieza del talud mediante la eliminación mecánica de la vegetación invasora, así como su posterior recuperación a través de remoldeo superficial y peinado, para eliminar las piedras o rocas ubicadas sobre el talud.

La segunda fase, en octubre

Sempere avanzó que, tras estos primeros trabajos de apertura para «disfrutar ya de una paraje tan emblemático y de extraordinario valor ambiental como es nuestro río Millars», el proyecto se retomará en octubre con su segunda fase, consistente en la reintroducción de especies de ribera para lograr una mayor efectividad. «Por razones climatológicas y ambientales, la plantación de especies es más efectiva en octubre; por eso los trabajos de restauración se retomarán una vez superados los meses de más calor», concretó el responsable de Sostenibilidad. «La reintroducción de especies de ribera nos permitirá, por un lado, reforzar los trabajos de erradicación de la vegetación invasora, mientras que por otra parte harán posible la restauración ambiental de un paraje natural de alto valor cultural y ecológico como es nuestro río Millars», concluyó.

Compartir el artículo

stats