Aunque las obras de visualización y potenciación urbanística de la villa medieval de Vila-real comenzaron el miércoles, el concejal de Territorio, Emilio Obiol, señaló que el plazo de ejecución se alargará más tiempo del previsto inicialmente para respetar las indicaciones de los establecimientos que hay en las plazas mosén Ballester y Colom. De esta manera, se pretende «minimizar los daños de la actuación» a las terrazas durante los meses de verano que allí se encuentran.

El grueso de la actuación, que supondrá levantar parte del firme, se desarrollará a partir de las fiestas de septiembre. Por ahora, se ejecutarán aspectos secundarios como cableado o alcantarillado «totalmente compatibles con la actividad mercantil». Obiol señaló que el plazo inicial de actuación, con un presupuesto cercano a los 45.000 euros, era de unos 40 días aunque se ha ampliado a tres meses por los motivos descritos.

En esta primera fase de actuación, las obras se centrarán en tres puntos de la ciudad: la calle Cova Santa y las plazas mosén Ballester y Colom. En Cova Santa se recuperará y restituirá un perfil oculto en la pared que permitirá ver las medidas así como el tipo de materiales con los que se construyó la muralla. También se dibujará en el suelo el trazado de la misma. La última actuación en esta zona será disimular la presencia de un transformador de luz. En la plaza mosén Ballester y en la plazoleta del mercado central de la calle Colom no habrá restitución de muralla por lo que las actuaciones se centrarán en visualizar los portales que existían.

El portal de la Sang

En el caso de mosén Ballester, donde han comenzado las obras, Obiol recordó que se encontraba el portal de la Sang y, en el suelo, se marcará la puerta, el ancho de muralla y la línea de las antiguas manzanas de casas. Junto a esta actuación, explicó el concejal de Territorio, se instalarán unas placas de fundición de metal donde estará el nombre de la puerta y los siglos de construcción y también se instalarán unas LED para que sea posible visualizarlo por la noche.

En la plaza Colom se marcará el portal dels Martins con la misma actuación que en el caso anterior. Por último, en la calle Comunión, también se marcará el perímetro de la muralla. De forma complementaria a esta actuación, el responsable municipal señaló que también se modificarán las placas identificativas de las calles de la villa medieval, de metal, por unas de cerámica que incluirán el nombre actual del vial así como la denominación tradicional que tenían en la época medieval. Por ejemplo, la calle Cova Santa que era conocida como calle de Baix.

Obiol recordó que la planta hipodámica de Vila-real es una de las más interesantes a nivel europeo por su perfección y que aparece en muchos manuales. Esta actuación facilitará su visualización y permitirá dar mayor relevancia a la villa medieval, tanto para los visitantes como para los propios vecinos.