Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El dilema de Torre Paquita

Los dos extremos de esta calle orpesina defienden posiciones enfrentadas sobre la apertura al público del vial

El dilema de Torre Paquita

El dilema de Torre Paquita

Las opiniones sobre el futuro de la calle Torre Paquita de Orpesa son divergentes en cada uno de los dos extremos de esta vía ubicada en la playa de la Conxa. Los propietarios del complejo Portomar, por donde transcurre este vial, quieren que continúe siendo privada. Así lo avala una sentencia del Tribunal de Superior de Justicia valenciano. Por su parte, en los edificios Mar de Oropesa prefieren que se abra para poder hacer uso de ella. El consistorio se ha puesto esta semana en marcha para acabar con su carácter restringido.

Ahora, con la llegada de la temporada estival, los primeros turistas se instalan en su segunda residencia para pasar las vacaciones veraniegas. En Portomar, muchos de los propietarios conocen cuáles las intenciones municipales. Otros se van enterando a medida que llegan hasta Orpesa. Los vecinos consultados por este diario inciden en que cuentan con el respaldo del TSJ de la Comunitat para mantener el acceso de la calle restringido. «Esta calle siempre ha sido del complejo», explica un hombre residente en Portomar.

A pesar de la sentencia judicial, el pleno acordó el pasado lunes con los votos del PP y el GIO iniciar el proceso para recuperar la calle. El equipo de gobierno recuerda que Torre Paquita figura como pública en el actual PGOU de la localidad. Por ello, quieren actuar en la vía para dar cobertura legal al cambio de su uso. Las obras, valoradas en 320.000 euros, irán a cargo de los vecinos de Portomar.

Vecinos perjudicados

«Nos sentimos perjudicados. Estos métodos dicen muy poco del Ayuntamiento de Orpesa», asegura otro propietario. Dice que defenderán la privacidad de la calle «a capa y espada». «La calle ya estaba cerrada antes de construir los edificios de atrás», explica otro propietario de Portomar.

Pero, al lado opuesto de la calle se ven las cosas de otro modo. «Estoy a favor de tener un acceso directo a la playa», indica un vecino de Mar de Oropesa I, que recuerda que años atrás recogieron firmas para exigir el uso libre de Torre Paquita. Mientras, en la urbanización Mar de Oropesa II remarcan la necesidad de contar con la vía ya que la salida de sus garajes está encarada a la zona restringida y les es más costoso llegar hasta la zona de la Conxa. «Nos gustaría disponer del paso», destaca otra propietaria.

Ahora, los vecinos afectados por la decisión del ayuntamiento dispondrán de un periodo para poder alegar contra el proyecto municipal antes de que vuelva a pasar por pleno para su aprobación definitiva. Por su parte, desde el equipo de gobierno del PP se confía en llegar a un acuerdo «de mínimos» con los propietarios de Portomar para resolver la situación. De momento, la calle sigue siendo el escenario de posiciones enfrentadas por su uso. Una polémica que siempre ha estado presente y que continúa siendo actualidad.

Compartir el artículo

stats