Pablo Carrascos es uno de los futbolistas que más peso tendrá en la plantilla del CD Castellón esta próxima temporada. Llega de hacer dos muy buenas campañas con la elástica gualdivioleta del Paterna CF. Una fase de ascenso a Tercera que sí consiguió en verano de 2013, y que esta recién finalizada temporada no pudo certificar el ascenso a Segunda B con el equipo paternense, revelación del curso liguero recién finalizado 2013-14. Además, con anterioridad ya jugó la fase de ascenso con el CD Burriana (2011-12) y antes con el CD Cheste (2010-11).

Obvia decir que este fornido delantero de 27 años quiere experimentar un nuevo intento de ascenso a la división de bronce con la elástica del CD Castellón. Vestido de albinegro y jugando en el estadio Castalia. Él se prepara para firmar una muy buena temporada en esta aventura que ha emprendido. Sabe que se está armando «un buen bloque» y avisó de que en un plantel tan extenso «quien se relaje lo pagará con el banquillo o la grada».

«Han llegado jugadores jóvenes para todas las líneas. Y lo hacen con muchas ganas e ilusión, y por eso tendremos que dar lo máximo cada uno de nosotros», apuntó Pablo Carrascosa, el pelirrojo atacante que entre otras obligaciones tendrá la de marcar goles. Pese a todo, él no se define como un delantero puro y duro. «Me gusta más jugar entre líneas, más que pegado entre los centrales rivales, y tener mucha libertad de movimientos», destacó. Precisamente, esas posiciones de ataque son en las que trabaja la dirección deportiva para reforzar.

Refuerzos

Y es que este fichaje no será el que liderará el ataque del Castellón. El club está intentando cerrar la llegada de un delantero centro goleador. En el caso de Carrascosa intentará ser en enlace entre el centro del campo y el hombre punta. Más o menos el Albert Yagüe que tan poca continuidad tuvo debido al mal estado físico con el que llegó al conjunto albinegro.