El Villarreal cerró la semana estrenándose en el capítulo de incorporaciones. La del portero Sergio Asenjo, esperada, habla de la continuidad en el proyecto del técnico Marcelino García Toral. La del extremo Denis Chéryshev complementa los trazos maestros del mismo. Los jugadores de banda que dispone el Villarreal: Cani, Moi Gómez, Aquino y el propio Chéryshev, resumen en particular el alcance global de la plantilla, la mezcla entre cantera, experiencia, apuestas y juventud.

Chéryshev abre las alas del Villarreal de Marcelino. Zurdo cerrado, el ruso es en los buenos tiempos un puñal por banda, vertical y profundo. Cedido por el Real Madrid, ofrece algo que no ofrecen sus ahora compañeros, algo que no pudieron ofrecer tampoco los refuerzos invernales amarillos, Oliver Torres y Joan Roman. Sus virtudes se complementan con las de Javier Aquino, de un perfil similar pero en banda derecha, y con Cani -que simboliza la veteranía, el arraigo en el club y la experiencia-, y Moi Gómez -la cantera y el juego asociativo-. Opciones adolescentes como el prometedor Nahuel aguardan en la recámara.

Mezcla habitual

Esa combinación entre juventud y experiencia, fichajes foráneos y cartas ganadoras del fútbol base es la receta sobre la que trabaja la dirección deportiva amarilla para completar la plantilla de la campaña 2014-15. Un desafío que tendrá el ingrediente extra de la triple competición (Liga, Copa del Rey y Europa League), y que pondrá a prueba la profundidad del equipo, que acusó la pasada campaña el avance de la temporada.

Cubierta la necesidad en la portería, con Asenjo atado para las próximas temporadas, y realizado el retoque necesario en el costado, el Villarreal trabaja para seguir cerrando incorporaciones. Abierta la veda la pasada semana, se esperan novedades en la presente.