Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell rebaja a la mitad el suelo residencial previsto en el futuro PGOU de Castelló

La dirección general de Evaluación Ambiental considera excesivas las previsiones de crecimiento en superficie urbanizable e industrial

Solares sin urbanizar en el barrio de Sensal de Castelló.

Solares sin urbanizar en el barrio de Sensal de Castelló. carme ripollés

La Generalitat recorta a la mitad el suelo residencial previsto en el Plan General de Ordenación Urbana del año 2000 de Castelló. En su documento de avance, el ayuntamiento realiza un leve ajuste respecto a la antigua planificación urbanística y prevé 4 millones de metros cuadrados de suelo urbano y urbanizable. La dirección general de Evaluación Ambiental de la Conselleria de Territorio considera excesiva esta previsión e insta a rebajarla a los dos millones de metros cuadrados. También pega un importante tijeretazo en la superficie industrial, reduciéndola de los 3,5 millones a los 1,9.

El organismo de Territorio realiza estas indicaciones en el documento de referencia, que sirve de base para que el consistorio redacte luego el Plan General de Ordenación Urbana. Se fundamenta en los límites marcados por la estrategia verde elaborada por la propia Conselleria de Territorio. La información aportada por el consistorio computa inicialmente los máximos fijados de 2 millones de metros cuadrados para uso residencial y 1,9 millones de metros cuadrados para actividades económicas, pero no descarta los desarrollos de más incluidos en el PGOU de 2000; lo que hace es eludir la inclusión de las parcelas en proceso de urbanización o reparcelación, en el caso del suelo urbano, o pide que el PAI Mestrets o Parc Castelló no se tengan en cuenta al depender su desarrollo del Gobierno valenciano.

Sin embargo, la dirección general de Evaluación Ambiental entiende que el ayuntamiento conserva la misma superficie contemplada en el PGOU de 2000, es decir, dos millones de metros cuadrados de más en la vertiente residencial y 1,6 millones en el industrial.

El ayuntamiento puede incorporar esta cantidad de más si justifica su necesidad y viabilidad, pero el documento de la conselleria afirma «que resultará complejo poder justificar toda la diferencia, por lo que habrá que plantearse la alternativa de reducir las superficies de ocupación propuestas».

El documento de la conselleria recuerda que su previsión a la baja para los próximos 20 años corresponde al crecimiento urbanístico que registró la ciudad durante 13 años y «en pleno boom urbanístico», e insiste en que el futuro PGOU ha de «ajustarse a las superficies indicadas por la estrategia territorial de la Comunitat Valenciana, o justificar su cumplimiento de acuerdo a los criterios establecidos en la misma, y los excesos existentes incluirlos como posible suelo a reclasificar». En este sentido, Castelló ha ejecutado, según información municipal, un 20 % del suelo residencial comprendido en el PGOU de 2000, un 18 % de los terrenos industriales y un 43 % del terciario.

Presión para aumentar el suelo

Las indicaciones del Consell cuentan con la oposición del colegio oficial de ingenieros industriales, de la patronal y de la Cámara de Comercio, que apuestan por mantener la misma previsión de suelo urbanizable e industrial. Consideran que cambiar ahora perjudicará a los propietarios que han comprado terrenos de acuerdo con las previsiones del PGOU de 2000. El ayuntamiento es de la misma opinión y espera repetir las previsiones de crecimiento del antiguo planeamiento. Su objetivo es potenciar los desarrollos industriales en el Serrallo y la Ciudad del Transporte y activar la oferta hotelera en la franja del Grau.

La oposición y los arquitectos advierten que este modelo reactivaría la «especulación» y los «excesos» de la burbuja inmobiliaria y reclaman mesura.

Compartir el artículo

stats