Las nuevas máximas representantes falleras de Borriana, Alejandra Guardino y Carmen Doménech, estrenaron ayer con el tradicional «Ball de la Reina» el ejercicio festero de 2015. Aunque el acto arrancó pasadas las once y media de la noche, las comisiones falleras están acostumbradas a adelantar la fiesta mucho antes. Ayer, a las seis de la tarde ya se podían escuchar tracas y música de charanga por las calles como preludio de las celebraciones nocturnas. Los integrantes de las diferentes comisiones falleras aprovecharon la tarde de ayer para recoger a sus representantes y hacerse las fotos oficiales que figurarán en los diferentes «llibrets».

Después de una tarde de pasacalles y cena en los casales, las fallas se concentraron en la plaza Mayor. A las once de la noche el centro de la localidad esperaba la llegada de las reinas falleras, Alejandra y Carmen, para iniciar el pasacalle oficial hasta la Llar Fallera. El frío fue también protagonista durante la noche, por lo que muchas falleras tuvieron que recurrir a los mantones antes de salir al desfile.

Los vecinos salieron a la calles para ver los trajes en el desfile de las falleras por la calle Mayor, Sant Vicent y Camí d'Onda, hasta la Llar Fallera. El baile arrancó pasadas las once y media de la noche. El alcalde, José Ramón Calpe y la reina fallera, Alejandra Guardino, fueron los encargados de abrir el acto a ritmo de pasodoble, al igual que la reina fallera infantil. A partir de ahí, todas las falleras salieron a la pista para disfrutar de una fiesta que se alargó hasta altas horas.