El intendente general jefe de la Policía Local de Castelló, José Luis Carque Vera, se estrenó ayer como nuevo presidente de la Unión Nacional de Jefes y Directivos de Policía Local (Unijepol) en el II Congreso Nacional que se celebró en Madrid y donde reivindicó la necesidad de «frenar el laborismo» dentro de la profesión. Carque apuntó que una de sus metas fijadas para su mandato en estos próximos cuatro años es que la formación de las policías locales «no solo no desaparezca, sino que se potencie», trabajar por una futura ley que coordine estas plantillas y las beneficie, y «frenar el laboralismo» que, según precisó «no es lo mismo que sindicalismo».

En este sentido, Carque explicó que los representantes de los trabajadores «no pueden diseñar los horarios de la plantilla de manera que sea casi imposible gestionar el servicio», como según dijo ocurre ahora en algunos lugares, donde «los sindicatos negocian directamente con el alcalde y éste les dice que sí a todo».

Por eso, el presidente de Unijepol aboga por «una negociación más amplia, a nivel autonómico o nacional», que permita desarrollar un trabajo de servicio al ciudadano durante las 24 horas del día. Asimismo, Carque también hizo referencia otro de sus principales retos que son conseguir más afiliados de la zona norte y mantener la filosofía de su predecesor José Francisco Cano de la Vega, jefe de la Policía Local de Fuenlabrada (Madrid) y fundador y presidente de Unijepol desde su nacimiento en 2003. Cabe recordar que hasta hace unos meses Carque ostentaba la presidencia de Unijepol-Comunitat Valenciana.

Asimismo, los mandos integrados en la Unión Nacional de Jefes y Directivos de Policía Local creen que la seguridad municipal sufre una situación «adversa» por una política «centralizadora» del Gobierno que «merma» sus atribuciones, y demandan una Ley Estatal de Policías Locales que les reconozca y redefina.

Ello se debe, sobre todo, «a un injustificado paso atrás en la descentralización del Estado» por parte del Gobierno central, derivado de la reforma del régimen local, que reduce las competencias municipales, según recoge la ponencia. Además, «ha habido un retroceso en los acuerdos de cooperación entre el Estado y los municipios, a la vez que las plantillas de las policías locales se reducen en torno a un 10 %, envejecen y sufren falta de material».

Unijepol denuncia asimismo que aún no se haya aprobado una Ley de Policías Locales que considera «necesaria y urgente» para reconocer su labor en el mantenimiento de la seguridad y definir claramente sus competencias, actualizarlas y también establecer determinados criterios básicos comunes para todas las plantillas.

Critica también que «un creciente número de comunidades autónomas» estén aprobando reformas para que los alcaldes puedan nombrar «discreccionalmente» a los jefes de policía local, y puedan ser miembros de otros cuerpos, lo que supone «un retroceso democrático que afectará de manera muy importante a la eficacia de la seguridad local».