Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Fabra podría elegir cárcel en Madrid

Tres de los hijos residen en la capital de España y quieren tenerlo cerca, señalan en su entorno

Carlos Fabra, saliendo de la Ciudad de la Justicia de Castelló.

Carlos Fabra, saliendo de la Ciudad de la Justicia de Castelló. carme ripollés

El ex presidente provincial del PP y de la diputación, Carlos Fabra, asume que tendrá que entrar en prisión y espera la notificación de la Audiencia Provincial de Castelló. Fuentes de su entorno aseguran que podría elegir un centro penitenciario de Madrid para estar cerca de su familia.

Personas de la confianza del condenado subrayan que éste ya esperaba que el Gobierno denegara su petición de indulto, tal como se confirmó el pasado viernes. Según explican, la familia de Carlos Fabra es partidaria de que ingrese en una prisión cercana a Madrid, ya que tres de los hijos residen en la capital de España y sería más cómodo para ellos acudir a visitarle. Además, consideran que pasaría más desapercibido y estaría más tranquilo en Madrid que en uno de los dos centros penitenciarios de la provincia (Castelló y Albocàsser).

Los condenados a penas privativas de libertad tienen derecho a elegir la prisión en la que cumplir su pena, siempre y cuando se presenten voluntariamente dentro del plazo establecido. Cuando el plazo expira, es el juez el que dictamina el centro penitenciario. Un ejemplo reciente es el de Isabel Pantoja, que ha elegido la cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaira.

En el caso de Fabra, todavía se le tiene que notificar el ingreso en prisión. Cuando la Audiencia Provincial reciba del Gobierno la comunicación oficial de la denegación del indulto, citará al ex dirigente popular para informarle de la ejecución de la sentencia de cuatro años de cárcel por cuatro delitos fiscales. Será entonces cuando el abogado del condenado pueda formular nuevas alegaciones, como el hecho de que está pendiente de la admisión o no a trámite de un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional. Sin embargo, la mera interposición de este recurso no paraliza la ejecución de la condena, por lo que la Audiencia debería activar en las próximos días el proceso del ingreso en prisión.

Por otra parte, el recurso de amparo de Fabra ante el Constitucional el difícil que se admita, ya que se trata de un cauce extraordinario que sólo prospera cuando hay indicios de que se ha vulnerado un derecho fundamental en el proceso ordinario. El alto tribunal ya rechazó en 2011 una petición de amparo de Fabra cuando el Supremo reabrió las causas fiscales que había archivado la Audiencia Provincial. En caso de que sí que se admita, el ex mandatario del PP podría pedir una nueva suspensión de la condena.

Compartir el artículo

stats