Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Imputado un hombre en Castelló por cazar aves con redes prohibidas

El individuo, de 60 años, utilizaba reproductores de sonido y altavoces como reclamo

Imputado un hombre en Castelló por cazar aves con redes prohibidas

Imputado un hombre en Castelló por cazar aves con redes prohibidas Levante-EMV

La Policía Local de Castelló ha imputado a un hombre español de 60 años un presunto delito contra la fauna al ser sorprendido en su parcela en la Marjalería con cuatro redes ilegales de grandes dimensiones dispuestas para la caza de aves utilizando como reclamo reproductores de sonido y altavoces.

Según informó ayer este cuerpo de seguridad en un comunicado, los hechos ocurrieron en la madrugada del 11 de noviembre, cuando los agentes de la Unidad de Protección del Medio Ambiente (Uproma) que realizaban labores de vigilancia escucharon cerca del cauce del río seco el canto de un ave diurna que de forma repetitiva sonaba en las inmediaciones de la zona.

Ante la sospecha de que este ruido pudiera ser el reclamo que algunos cazadores utilizan para atraer a las aves, los agentes descubrieron que, ocultas entre unos arbustos, se habían dispuesto varias mallas verticales de grandes dimensiones conocidas como «redes japonesas».

Las redes tenían una longitud aproximada de 20 metros y se encontraban dispuestas en forma de cuadrado imaginario alcanzando una altura final de unos cinco metros. Al lado de estas mallas se encontraban dos reproductores de sonido que eran alimentados por baterías de coche y cinco altavoces.

Cuando los agentes procedieron a la retirada de las redes ilegales, en ellas se encontraban varias aves todavía vivas y de una especie con un régimen especial de protección, que fueron liberadas tras comprobar que no estaban heridas y podían recuperar el vuelo sin problemas. La especie a la que corresponden dichas aves, la curruca capirotada se encuentra recogida en el Real Decreto 139/2011 de 4 de febrero para el desarrollo del listado de Especies silvestres en régimen de protección especial.

Por todo ello los agentes procedieron a identificar al dueño de la parcela, P. F. G., de 60 años de edad y de nacionalidad española, al cual se le imputa un presunto delito contra la fauna recogido en el artículo 336 del Código Penal. Los dos reproductores de sonido, cinco altavoces, las fuentes de alimentación y las cuatro redes fueron decomisadas por la Policía Local de Castelló para su posterior entrega al juez.

Compartir el artículo

stats