Cuarto partido sin derrota para Ramón Calderé. Desde su llegada, el Castellón se ha abonado a la llamada media inglesa: empata fuera y gana en casa. Especialmente significativos son los triunfos en Castalia, donde lleva pleno de victorias, dejando atrás los problemas padecidos por el equipo anteriormente para rendir ante su público. Eso es historia ya, anoche Calderé era un hombre «satisfecho» por múltiples motivos. Para empezar, su equipo ganó, y lo hizo mostrando una gran contundencia en ambas áreas. Elevó el número de minutos a buen rendimiento, según su visión, de los 45 de la pasada semana a los «60 o 65» de esta. Por si fuera poco, Calderé desveló que esta semana habría más fichajes. Pidió tres: un lateral izquierdo (Pablo Suárez), un centrocampista (que el club hará hoy oficial) y un delantero (que espera cerrar en breve).

«No tengo excusas», dijo Calderé, «para poner al Castellón donde todos pensamos que debe estar. Al llegar realicé tres peticiones a la directiva para equilibrar al equipo y estoy contento porque han respetado lo que he pedido». Calderé apuntó en ese sentido que al plantel le falta algo de «altura» para el juego aéreo, «somos un equipo bajito», y eso motiva en parte los refuerzos. La llegada del centrocampista, por lo pronto, no conllevará ninguna baja, al estar Borja Quirant, lesionado de larga duración, con la baja federativa.

En cuanto al partido de ayer, Calderé afirmó que le había gustado «especialmente la primera parte». «Ha sido muy buena. Tuvimos el control del juego durante 60 o 65 minutos. Al final con el 3-0 se han relajado y no me gusta, aunque he sido futbolista y lo comprendo». Los goles mostraron además el repertorio del equipo. Calderé pretende añadir el recurso del contragolpe (2-0 y 3-0), más allá del juego posicional (1-0). «Sabíamos que La Nucía era un equipo fuerte en la estrategia, pero también que si defendíamos bien podíamos hacerles daño en la contra. Y así ha sido, los jugadores lo han interpretado a la perfección».

Con esta variante el Castellón gana en imprevisibilidad. «A mí me encanta tener el balón también», matizó Calderé, que alabó a su equipo por saber aprovechar esta circunstancia. «Cada jornada estamos mejor, pero hay que seguir creciendo. En eso estamos», apuntó el entrenador albinegro antes de señalar ya el próximo encuentro en Alzira. «Es un campo que conozco y se puede jugar. Se podrá ver un buen partido».

Goleador

En el verde, Charly Meseguer fue protagonista. Ya se había estrenado en Copa Federación, pero ayer marcó sus dos primeros goles en Liga con la elástica albinegra. Además, dio el pase de gol a Yagüe en la acción del 1-0. «Estoy contento por aportar al equipo», comentó a la salida, «lo más importante es la victoria. Yo agradezco la confianza del entrenador, y con trabajo poco a poco me estoy encontrando cada vez mejor. Físicamente me falta un punto para terminar mejor los partidos». Preguntado por su posición, Meseguer confesó estar más cómodo «con un compañero al lado, una ayuda defensiva».

También habló Jordi García, punta del filial debutante en esta Liga. «Ojalá pueda tener más minutos, mi sueño es jugar aquí. Soy joven, así que me toca trabajar, mejorar y apretar», señaló.