Carlos Fabra tiene cinco días por delante para ingresar de forma voluntaria en prisión y empezar a cumplir la condena de cuatro años por fraude fiscal. La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Castelló lo ha citado hoy a las 11:30 horas para comunicárselo, después de que el Consejo de Ministros denegara el pasado viernes su petición de indulto. Fabra puede impugnar la resolución judicial a través de un recurso de súplica.

La Audiencia de Castelló recibió el pasado lunes vía fax la confirmación oficial del Ministerio de Justicia de la denegación del indulto a Carlos Fabra, lo que implica el levantamiento de la suspensión de la condena que habían decretado los tres magistrados. El tribunal ha citado esta mañana al exdirigente popular para trasladarle que tiene cinco días para ingresar en prisión, plazo que vence el próximo lunes, dado que se trata de días naturales

Fabra puede presentar hasta el viernes un recurso de súplica para frenar la entrada en la cárcel.Uno de los argumentos que podría esgrimir para pedir una nueva suspensión de condena es que está pendiente de la admisión o no a trámite de un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional. También podría alegar algún defecto de forma o que su estado de salud es delicado. Algunas fuentes dudaron de que Fabra presente este recurso y subrayaron que la interposición no suspende la ejecución de la condena. Si no entrara en la cárcel de forma voluntaria en los cinco días estipulados, habría que proceder a su detención.

En el plazo voluntario de cinco días, el condenado puede presentarse en cualquier centro penitenciario de España y solicitar el ingreso. Una vez dentro, se le clasificará para determinar qué cárcel se le asigna atendiendo sus preferencias. En su entorno insisten en que podría pedir ingresar en una de Madrid para estar más próximo a su familia, ya que tres de sus cuatro hijos residen en la capital de España, como explicó ayer este diario. Sin embargo, su compañera sentimental, la vicepresidente de la diputación Esther Pallardó, vive en Castelló.

Al año de la sentencia

La resolución judicial que decreta el inminente ingreso en prisión de Carlos Fabra llega justo un año después de la sentencia de la Audiencia Provincial que le condenó a cuatro años de cárcel y a pagar 1,4 millones de multa e indemnización por cuatro delitos contra la Hacienda Pública, mientras que fue absuelto de los delitos de cohecho y tráfico de influencias. El cumplimiento de las penas impuestas se aplazó, primero por el recurso ante el Tribunal Supremo (que confirmó la condena) y, posteriormente, por la petición de indulto ante el Gobierno (que ha sido denegada).

El inminente ingreso en prisión del ex mandatario del PP llega cuando están a punto de cumplirse once años del estallido del «caso Fabra», que arrancó con la interposición de dos querellas en los juzgados de Nules por parte del empresario químico de Artana Vicente Vilar, quien cumple condena en la cárcel desde hace siete años por violar a su exmujer.