«Por una vivienda digna y adecuada. Nadie sin hogar» es el lema bajo el que se celebra, el domingo 30 de noviembre, la edición de este año del Día de las Personas sin Hogar en Castelló.

Convocada a nivel nacional por Cáritas, FACIAM (Federación de Asociaciones de Centros para la Integración y Ayuda a Marginados), fePsh (Federación de Entidades de Apoyo a las Personas sin hogar), XAPSLL (Xarxa d´Atenció a Persones sense llar) y BesteBi (Plataforma por la inclusión residencial y a favor de personas sin hogar de Bizkaia), esta jornada quiere denunciar la «situación de emergencia residencial» que se vive en España.

Para estas entidades no se trata de una afirmación alarmista, sino de una constatación que ponen de manifiesto los datos aportados por fuentes diferentes. Así, mientras que la Federación de Entidades de Apoyo a las Personas sin hogar (fePsh) indica que más de 30.000 personas viven en nuestro país sin hogar y sin techo, el VII Informe FOESSA, publicado a finales de octubre pasado, señala que en 2013 un 3,3% de personas en España viven en situación de hacinamiento, un porcentaje que es superior en el caso de la provincia de Castelló.

Otra cifra preocupante es la que procede de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, que señala que entre enero y julio de 2013 se produjeron en nuestro país 35.908 desahucios. Y, lo que es más grave, el 83% de las personas afectadas afirman no tener otra vivienda, ni de propiedad, ni de alquiler, en la que alojarse.

La vivienda, un derecho humano

Ante esta realidad de exclusión residencial que afecta un número creciente de personas, la Campaña de Personas Sin Hogar pone el acento en la violación que ello representa del derecho humano a una vivienda digna y adecuada. Y recuerda que «toda persona tiene derecho a vivir en plenitud y de forma integral su dignidad humana, independientemente de su nacionalidad, origen, pensamiento, etnia, edad y situación económica y social».

Tanto la Declaración Universal de los Derechos Humanos como la Carta Social Europea y la Constitución Española sostienen que toda persona tiene derecho a una vivienda digna y adecuada.

En este sentido, FACIAM, Cáritas, fePsh, XAPSLL y BesteBi subrayan todos los aspectos vitales que, según Naciones Unidas, suponen el derecho a vivir bajo un techo: la seguridad en una ocupación continuada y pacífica de la vivienda, sin la amenaza de su pérdida; el acceso garantizado a suministros y el correlativo soporte de sus gastos; la accesibilidad física al edificio o casa y su entorno (educación, ocio, salud, transporte etc.); la habitabilidad legal y emocional del espacio; y el acceso a la cultura y al ocio. Este objetivo contrasta con el drama de las ejecuciones hipotecarias que afecta a España y a Castelló.