La llegada de Ramón Calderé al banquillo del Castellón ha devuelto a los albinegros a una dinámica positiva de resultados. Desde que el técnico catalán se hizo cargo del equipo, los orelluts han encadenado cuatro encuentros consecutivos sin perder con dos triunfos ante Novelda y La Nucía y dos empates frente al Jove Español y el Crevillente. Pero todavía tiene una asignatura pendiente el preparador tarraconense, la de conseguir un triunfo lejos de Castalia.

El Castellón de Joan Esteve se imponía el pasado 27 de septiembre por 0-2 en Benigànim y se situaba tercero de la tabla, con 12 puntos sumados en seis partidos disputados. Pero, tras este segundo triunfo fuera de casa, después de la victoria ante el Villarreal C en la segunda jornada liguera, los albinegros vivieron un aciago octubre que precipitó la destitución de Esteve. A esto, se suma que Calderé ha sido incapaz de conducir a los suyos a la victoria, en los dos partidos que ha dirigido al equipo a domicilio. De esta forma, el Castellón acumula dos meses y cuatro compromisos sin conseguir los tres puntos lejos de la capital de la Plana.

Por eso se impone revertir esta inercia cuanto antes, pero se antoja como un reto hacerlo este fin de semana. El Castellón visita el Luis Suñer Picó, un campo que a los albinegros no se le ha dado demasiado bien en los últimos años y donde el Alzira, el conjunto titular, acostumbra a mostrarse poderoso.

Ahora mismo, los azulgranas son el tercer mejor local del grupo VI. Los hombres que dirige Juanjo Cháfer han sumado 15 puntos de los 24 que se han disputado en su estadio. Los alzireños se han impuesto a Jove Español, Crevillente, Atlético Saguntino y Orihuela, mientras que han igualado ante Benigànim, Muro y Ontinyent. Su única derrota, después de 8 encuentros, se produjo el pasado 26 de octubre cuando el Torre Levante superó a los locales por 2-3.

Además, los antecedentes más cercanos en el Suñer Picó son negativos para el Castellón. Los albinegros no han superado al Alzira en su campo, desde su retorno a Tercera División. En sus cuatro visitas a tierras valencianas, los orelluts han perdido en tres ocasiones y sólo han sumado un empate, desde verano de 2011. Con Javier Cabello en el banquillo, el Castellón perdió por 5-0 en la segunda jornada de la temporada 2011-2012. La campaña siguiente, los albinegros empataron a uno en la jornada número 18. Finalmente, este mismo año, en el mes de marzo, el Castellón perdió por un contundente 3-1. Era la fecha número 28 del campeonato liguero y los albinegros coqueteaban con el descenso.

Además de estos tres enfrentamientos ligueros, el Castellón ha visitado una vez más el Sunyer Picó en los últimos tres años y medio. Los de la Plana tuvieron que desplazarse hasta Alzira para jugar la vuelta de la final territorial de la Copa RFEF de la campaña 2013-2014. Los albinegros perdieron por 2-1 y fueron apeados del torneo del KO.

Un mal momento

Pero la visita del Castellón a la Ribera Alta no coincide con el mejor momento de los hombres de Cháfer. Ahora mismo el Alzira se encuentra en la octava plaza de la clasificación con 23 puntos, tras 15 encuentros disputados, y sólo aventaja en dos a los albinegros que en la actualidad son décimo primeros.

Los azulgranas atraviesan su peor racha de la temporada, en la que sólo han sumado seis puntos en sus últimos siete partidos disputados. Únicamente se han impuesto, en las pasadas jornadas, al Orihuela en casa. Empataron frente al Muro y al Ribarroja y han caído en el Suñer Picó contra el Torre Levante, a lo que se suman las derrotas fuera de casa frente al Villarreal C y al Atlético Levante. Un momento delicado que debe aprovechar el Castellón para imponerse y meter cabeza en la zona noble de la clasificación del grupo VI.