Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Caso Fabra: desenlace en prisión

La entrada en la cárcel del expresidente del PP y de la diputación pone el punto y final al mayor escándalo político y judicial de la historia reciente de Castelló Sus detractores han convocado para mañana un descorche de cava frente al palacio provincial

Tras 11 años de proceso judicial y escándalo político, el desenlace del «caso Fabra» toca a su fin con el ingreso en prisión del expresidente provincial del PP y de la diputación, Carlos Fabra. La Audiencia Provincial le condenó a cuatro años por cuatro fraudes fiscales cometidos entre 1999 y 2004, aunque su estancia en la cárcel no excederá de tres años.

Fabra ha mantenido hasta última hora un absoluto hermetismo sobre el momento de su entrada en un centro penitenciario para evitar a toda costa que la foto de su acceso a prisión quede documentada para la posteridad en las hemerotecas. Ha elegido un centro próximo a Madrid para facilitar el desplazamiento a su familia, ya que tres de sus hijos residen en la capital.

Durante 11 años, Fabra ha utilizado todos los medios a su alcance para escapar a la condena y dilatar el proceso con numerosos recursos y una petición de indulto que ha sido rechazada por el Gobierno tras informes desfavorables de la Audiencia Provincial, la Fiscalía Anticorrupción y la Agencia Tributaria.

Condena por fraude

Fabra logró ser absuelto de las acusaciones de corrupción (tráfico de influencias y cohecho) y, pese a las imputaciones iniciales, la Justicia solo ha podido probar cuatro delitos de fraude a la hacienda pública, por importe de 693.000 euros, cometidos entre 1999 y 2004. El juicio confirmó la comisión de los delitos fiscales pero no se indagó la procedencia de los cuantiosos ingresos sin justificar. El denunciante que desató el proceso, el empresario Vicente Vilar, aseguró en su primera denuncia que abonó comisiones por supuestos favores y mediaciones políticas. Sin embargo, nada de ello pudo demostrarse y Vilar terminó en prisión en 2007 tras ser condenado por violar a su exmujer.

Con todo, Fabra afronta ahora una condena de 4 años de cárcel por fraude a la Hacienda Pública y una multa e indemnización de 1,4 millones de euros, aunque la ley le permitirá salir de permiso en 9 meses y optar al tercer grado siempre y cuando abone la responsabilidad civil.

Fabra ha apurado las despedidas con su familia y las personas más allegadas, y entra en prisión sin aquel respaldo incondicional del Partido Popular que recibió prácticamente hasta su condena. Bien por motivos personales bien por cuestiones de imagen de partido, el PP castellonense le ha dado la espalda. Fabra se vio forzado a renunciar a su afiliación tras 22 años ininterrumpidos como presidente provincial.

Sin embargo, Fabra sí conserva todavía el apoyo fiel de ciertas personas del partido, amigos, pareja sentimental y familia. En el extremo opuesto, los partidos de la oposición y los colectivos críticos con sus políticas aplauden su entrada en prisión ante lo que consideran una cuestión de Justicia ejemplar.

Acto frente a la diputación

Tanto es así que un sector de los detractores ha convocado para mañana lunes a las 19 horas frente a la diputación una celebración con globos y descorche de cava. Son la cara y la cruz del desenlace del caso Fabra, que sin embargo podría tener segunda parte con la publicación de las memorias que el exlíder popular planea escribir durante su estancia penitenciaria.

Compartir el artículo

stats