Las cifras hablan por sí solas; con más cortometrajes presentados a concurso que nunca, un total de 395 procedentes de 25 países, y una alta participación. «Más de 3.000 personas han pasado por el festival a lo largo de toda la semana, por lo que no podemos hablar de otra cosa que no sea de un éxito en mayúsculas». Así de satisfecho se mostró Xavi Ochando, el responsable de la Concejalía de Juventud de Vila-real, promotora del Festival Internacional de Curtmetratges 'Cineculpable', con los resultados de la recién clausurada XVII edición del certamen, que bajó el viernes por la noche el telón con la gala de entrega de premios que se celebró en el Auditori de la ciudad.

La gala fue la cita más masiva de esta edición, con más de 500 asistentes. El acto de clausura reunió a rostros conocidos -sin duda el que despertó más expectación fue la presencia del actor Luis Fernández, 'Culpable 2014'-; además de repartir muchos premios, 7.800 euros distribuidos en siete categorías. «Bikini», el cortometraje de Óscar Bernàcer que analiza en clave de humor cómo aterrizó en los años 50 en el litoral de Benidorm esta prenda, fue el claro triunfador de la velada, al obtener dos de los cuatro galardones a los que estaba nominado, entre ellos el Mejor Cortometraje y la Mejor Dirección.

La gala de entrega de premios dio el cierre oficial a una edición que ha congregado a un millar de espectadores, atraídos por el cartel de este año, con cinco preseleccionados a los Goya, otro («Cuerdas», Premio del Público 2014) con esta estatuilla ya en su poder, o con obras procedentes de países hasta la fecha inéditos en el festival, como Zambia («Angst», de Nunzio Fazio).