Por tierra y por mar, tras un largo camino, los Reyes Magos de Oriente llegaron a tierras castellonenses para hacer realidad los sueños de miles de niños y niñas de todos los rincones de la provincia. Grandes y pequeños disfrutaron por todo lo alto de una de las noches más mágicas de todo el año.

Desfile de interés turístico

Miles de personas participaron ayer en la cabalgata de la Joventut Antoniana en Vila-real, que por primera vez recorrió las principales calles y avenidas de la ciudad como Fiesta de Interés Turístico Provincial, reconocimiento que le fue otorgado el pasado mes de agosto. El desfile real, que este año cumplió 87 años, es el segundo más antiguo de toda la Comunitat Valenciana, por detrás del de Alcoi, y es el único que se organiza con fines exclusivamente solidarios. Y es que, lo que se recaudó a través del servicio de reparto de regalos nocturno y diurno, se destinará a sufragar los programas de prestación de alimentos, productos de limpieza o cursos de formación para favorecer la inserción laboral. Entre otras novedades, este año los paquetes con los dulces, al igual que en 2013, llevaban impreso un código Bidi a través del cual se pudo descargar el tradicional Tirorí-tirorí.

Llegada temprana por río

Los Reyes Magos llegaron a la Vall d'Uixó a través del río subterráneo navegable más largo de Europa ubicado en les Coves de Sant Josep, tal y como manda la tradición. Los más pequeños los esperaron en el embarcadero y a la entrada de las grutas, mientras los Magos de Oriente llegaban en las tradicionales barcas. La gran novedad fue que este año los reyes adelantaron su llegada a la una del mediodía y no a las cuatro, como era habitual, ya que se quiso hacer coincidir con una jornada de actividades infantiles en el Paraje de San José y con las últimas sesiones guiadas de visitas a les Coves, transformadas en la ciudad de Belén. Tras la comida y el descanso, los reyes visitaron diversos centros y residencias para acudir después al belén viviente de la Iglesia de la Asunción. De ahí partió la cabalgata por el centro urbano que concluyó en la plaza del Centro.

Llave para Sus Majestades

Borriana recibió a los Reyes Magos en la escollera de poniente del Puerto. Pasadas las cuatro de la tarde, Melchor, Gaspar y Baltasar desembarcaron para ser recibidos por cientos de niños y niñas. Después, sus Majestades se dirigieron hasta la iglesia del Puerto para realizar la adoración. Luego se desplazaron al casco urbano para iniciar el desfile, que partió de la avenida Jaume I para continuar por la avenida Jaime Chicharro, la plaça de la Generalitat, l'Escorredor, el Raval, el carrer Major y la plaça Major. Allí, frente al ayuntamiento y la Basílica del Salvador, finalizó su recorrido y los Reyes Magos adoraron a Jesús en el belén instalado en la plaza. Seguidamente, el alcalde de la ciudad, José Ramón Calpe, les recibió e invitó a subir al balcón de la Casa Consistorial, donde les entregó la llave de la ciudad antes de su discurso en el balcón.

Magia y colorido

La Vall d'Alba vivió ayer una jornada mágica con la llegada a la localidad, poco después de las 19.30 horas, de los Reyes Magos de Oriente en una colorista cabalgata. El acto comenzó con la recepción de Sus Majestades Melchor, Gaspar y Baltasar en la avenida Pasillos, donde fueron recibidos por el alcalde de la Vall d'Alba, Francisco Martínez, quien les hizo entrega de las llaves del pueblo para que pudieran acceder al municipio y a los domicilios de los niños y las niñas.

Trayecto alternativo

Los Reyes Magos, debido a las obras de la plaza del Pla, cambiaron este año su trayecto en Onda. Después de visitar la residencia de ancianos y la pedanía de Artesa, Melchor, Gaspar y Baltasar se dirigieron a la calle Cervantes, desde donde iniciaron la cabalgata. En la plaza de la Iglesia se representó un belén viviente y los Reyes, llegados desde Oriente y guiados por una estrella, llevaron oro, incienso y mirra al niño Jesús. En el Raval de Sant Josep saludaron a todos los niños de Onda.

Con dolçaina y batukada

El principal vial de Benicàssim recibió ayer la llegada de los Reyes Magos de Oriente ante cientos de espectadores. El desfile contó ayer con la novedad del cambio de sentido, por lo que emprendió su camino desde la plaza de Les Corts Valencianes y finalizó en la Iglesia Santo Tomás de Villanueva, donde los tres magos hicieron la adoración. La cabalgata contó con mucha animación a lo largo de todo el recorrido y, además del trabajo realizado por la Comisión de Fiestas, colaboraron diversos colectivos como la AMPA del CEIP Santa Águeda, con una carroza, la asociación de Gigantes y Cabezudos, la Colla Por un Día, la cual amenizó el trayecto con dos actuaciones, la asociación de Dolçainers i Tabaleters, la Unión Musical Santa Cecilia y los ritmos de una batukada.

Cabalgata segura

Sus Majestades de Oriente volvieron a desfilar en la tarde de ayer por Almassora con la seguridad del año pasado. El consistorio repitió el operativo formado por 12 vigilantes privados para evitar accidentes entre los niños que piden caramelos. Como de costumbre, la comitiva visitó primero la residencia de la tercera edad y a las 18 horas partió la cabalgata desde la avenida José Ortiz. Un año más, hubo reparto de caramelos sin gluten.

En la plaza de toros

Los Reyes Magos llegaron ayer por la tarde a la plaza de toros de Orpesa como es costumbre en los últimos años, donde les esperaban un gran número de niños. Seguidamente, desfilaron por las calles José Rivera Forner y Leoncio Serrano hasta la plaza Mayor para entregar los regalos. También hubo reparto de chocolate entre los asistentes.

Disfraces junto a los Reyes

En Segorbe, Sus Majestades llegaron a las 19 horas ante la espera de cientos de pequeños segorbinos. Desde la avenida España, Melchor Gaspar y Baltasar, acompañados de una cuarentena de niños y mayores de las asociaciones de la ciudad y los colegios disfrazados, presidieron en tres carrozas una de las fiestas más mágicas para los niños de Segorbe. Más de 700 kilos de caramelos endulzaron el recorrido.

Regalos para todos

Los Reyes llegaron hasta el Palau de Congressos, para repartir a los niños peñiscolanos sus regalos. Llegaron por carretera por la avenida Estación y realizaron un circuito por las calles del núcleo urbano para dar algunos caramelos. A lo largo de la noche, Melchor, Gaspar y Baltasar continuaron el reparto de regalos e ilusión en todas las casas del norte de la provincia.

Llegada vía marítima

Un año más los Reyes Magos llegaron a Vinaròs vía marítima, desembarcando en el puerto entorno a las siete y media de la tarde para ser recibidos por el alcalde, Juan Bautista Juan. Desde el recinto portuario arrancó una cabalgata con más de trescientos participantes y que fue seguida por miles de personas hasta la plaza Parroquial, donde se escenificó el belén viviente del grupo folklórico Les Camaraes.

Proyección audiovisual

Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente innovaron en su visita a Benicarló con un espectacular vídeo «mapping» proyectado sobre la fachada del consistorio antes de la Cabalgata.

Cabalgata sin nieve

Los Reyes Magos llegaron a Els Ports sin nieve y con temperaturas más agradables que en años anteriores. Vilafranca empezaron el recorrido por la Ludoteca Municipal donde repartieron regalos, cantaron villancicos con los más pequeños e incluso bailaron el Ball Pla. De ahí pasarían al Portell, Castellfort, Ares, Benassal y Albocàsser.