Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Borriana cierra sus cuentas en positivo por tercer año consecutivo

El consistorio quiere rebajar la deuda municipal hasta el 40 % a finales de este año

El Ayuntamiento de Borriana cerró las cuentas del año pasado con una liquidación positiva por tercer año consecutivo. Según las cifras aportadas ayer, el ejercicio contable de 2014 se cerró con un balance de 1.853.275.87 euros y un remanente de tesorería de 616.319.08 euros. Según el alcalde, José Ramón Calpe, «después de unos años muy complicados en 2010 y 2011, el giro en positivo que se realizó en 2012 se sigue manteniendo en este mismo año». Además el ahorro neto positivo del pasado ejercicio fiscal fue de alrededor de 550.00 euros.

Asimismo, el nivel de endeudamiento del consistorio se ha reducido hasta una cifra ligeramente superior a los 16 millones de euros, lo que representa un 58,19 % del presupuesto municipal y se espera «que quede reducido alrededor del 40 o 45 % a final del ejercicio 2015», según comentó el máximo responsable municipal. «Con ese ahorro se han podido hacer inversiones, exigir menos tributos y pagar más rápidamente a los proveedores del ayuntamiento, que ahora pueden cobrar desde que entra la factura en el ayuntamiento en unos 38 o 39 días», añadió Calpe.

Estas reducciones en la tributación exigida se han reflejado en «la congelación de la gran mayoría de los impuestos municipales y la reducción de otros como el IBI, que ha bajado por segundo año consecutivo».

Por su parte, el concejal de Hacienda, Juan Fuster destacó que con los resultados en los últimos años, el consistorio se encuentra «dentro de la normativa estatal de estabilidad presupuestaria, y ésta nos dice que todavía tenemos una capacidad de financiación de 3 millones de euros», señaló. Según el edil, otro de los objetivos era reducir la deuda del ayuntamiento, que se encontraba por encima del 116 % del presupuesto y en este momento «se ha reducido prácticamente a la mitad». «Esto significa que, a menos deuda y menos presupuesto destinado a la amortización, podemos invertir esos fondos en gestión municipal, lo que significa que las políticas, aunque no fueran muy populares, eran las positivas porque los datos así lo demuestran», según Fuster.

Derribo de la Papelera

Según José Ramón Calpe, «con las políticas más austeras que se han llevado a cabo en estos últimos ejercicios se han retrasado algunos proyectos importantes, pero ya se están empezando a retomar, y el primero es el derribo de la Papelera». «Actualmente estamos en el proceso de selección de las empresas que se postulan a realizar ese trabajo y, en cuanto finalice ese proceso, se llevará a cabo», añadió.

Otras inversiones irán destinadas a la mejora de la vía pública y las infraestructuras, entre las que destaca la renovación del alcantarillado, que unida a la que se ha estado llevando a cabo en la canalización del agua potable «modernizará las redes de aguas de Burriana, evitando pérdidas», señaló. Se acometerá también la remodelación de más calles.

Compartir el artículo

stats