Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Motivos para creer en la remontada

El alto nivel de juego ofrecido en el Bernabéu y la actitud de la plantilla obligan a creer en el «milagro» en la vuelta de la Copa del Rey frente al Barcelona Los precedentes históricos y los actos organizados por la APV también alimentan la esperanza

¿Por qué no darle la vuelta a la eliminatoria? ¿Por qué no ganarle al FC Barcelona en El Madrigal y firmar el pase a la final de la Copa del Rey? ¿Por qué no hacer historia mañana? Hasta el domingo, la respuesta a estas preguntas caía más bien del lado de la negatividad, pero después de la exhibición en el Bernabéu frente al Real Madrid, el panorama ha cambiado de forma sutil pero clara, y aparecen más voces que ven factible el milagro frente. Además, el Villarreal cuenta con motivos para creer.

Por una lado, está la actitud del equipo. La plantilla demostró la semana pasada que está enchufada y que todos sus miembros se encuentran mentalizados en llegar lo más lejos posible en todas las competiciones. El pasado jueves, ante el Red Bull Salzburgo, la primera unidad selló el pase a los octavos de la Europa League, pero es que en Madrid, los teóricos suplentes le plantaron cara al campeón de Europa.

Tanto los jugadores como el técnico amarillos abundan en estos puntos en su discurso. El portero del submarino, Sergio Asenjo, aseguraba tras el empate ante los blancos que «este es un equipo que siempre da la cara y que va a intentar levantar esta eliminatoria. Sabemos que está complicado, pero creo que vamos a tener nuestras opciones y juntos podemos aprovecharlas, explicó tras el partido en Madrid». Marcelino, el entrenador del Villarreal, no se quedaba atrás y comentaba que «vamos a ir a cañón. A lo que la mente y las piernas nos aguanten. Es tremendamente complicado, necesitamos un gran partido y una dosis de suerte más acierto pero vamos a intentarlo. Somos capaces de generarle problemas al Barça».

Además, los precedentes coperos invitan también a la esperanza. En las dos eliminatorias que han disputado en la Copa del Rey ambos equipos hasta la fecha, el Villarreal jamás ha recibido un tanto azulgrana en su estadio. Incluso los amarillos, en tiempos pretéritos cuando la Primera División era una quimera, vencieron por la mínima a los catalanes. Fue en la temporada 1971-72, cuando los castellonenses jugaban en Segunda. El Villarreal se impuso por la mínima gracias a un tanto del culé Paredes en propia puerta. Fue el 25 de abril de 1972.

El otro duelo se produjo hace siete temporadas, en la 2007-2008. Ni amarillos, ni azulgranas fueron capaces de anotar. Era la ida de los cuartos de final y el Barcelona avanzaría de ronda gracias a un tanto de Thierry Henry en la vuelta. Unos precedentes positivos que, en vista del nivel mostrado por el Villarreal en el Bernabéu, son otro motivo para creer.

El calor de la afición

Otra razón para confiar en la sorpresa es el apoyo de la afición. El submarino necesita de sus seguidores y sus seguidores ya demuestran que estarán junto a su equipo. La Agrupació de Penyes del Villarreal CF ha organizado una serie de actos para convertir la previa en una fiesta y calentar el ambiente en el estadio.

Así, a las 18.00 horas se abrirán las puertas de la sede de la APV para empezar a sentir el ambiente futbolero. Como señalaba el club, desde su página web, «la idea es que el color amarillo inunde las calles de Vila-real y posteriormente las gradas de El Madrigal». Esta será la parada previa antes de que la comunión entre equipo y afición se haga patente cuando los seguidores del Villarreal reciban el autobús del equipo y acompañen a los jugadores en su entrada al estadio amarillo. La idea es lograr una marea amarilla que contagie de ilusión al conjunto que dirige Marcelino.

Además, el feudo del submarino también contribuirá a ofrecer motivos para creer en la remontada. Las gradas del estadio contarán con 20.000 globos que ofrecerán más colorido a un campo que debe vibrar con intensidad ya sólo por la cita a la que se enfrenta su equipo. La idea de la APV es que, cuando los jugadores de ambos equipos salten al césped, todos los aficionados levanten los globos y cuando finalice el himno del Villarreal los exploten al unísono como muestra de apoyo al equipo. Finalmente, dentro de esta iniciativa, el club ha creado el hashtag #seguimossoñando para la previa del encuentro. Una forma de motivar a los jugadores desde cualquier lugar.

Compartir el artículo

stats