El partido entre el Catí y el Càlig de Primera Regional, se suspendió en el minuto 72 con el marcador de 3-1 a favor de la escuadra catinense, después que el encargado del material del equipo visitante agrediera al colegiado Esteban Barco, natural de Calanda (Teruel), de 25 años, y adscrito a la Delegación del Baix Maestrat. El árbitro expulsó a tres jugadores del Cálig, así como al mencionado encargado del material, que después propinó un golpe en el pecho del árbitro y éste decretó la suspensión del partido.