Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diputación y Sanidad se enredan ahora por una reunión del H. Provincial

La diputación atribuye a la conselleria la desconvocatoria de mañana, según Compromís, y Sanidad desmiente que sea decisión suya

El teléfono estropeado parece regir las comunicaciones entre la Conselleria de Sanidad y la Diputación de Castelló. Al serial de anuncios y desmentidos de la semana pasada, a cuenta del acelerador lineal del Hospital Provincial, se sumó ayer un nuevo capítulo con motivo de la reunión de la comisión delegada del Consejo de Gobierno del consorcio hospitalario prevista para mañana y que ha sido desconvocada.

El portavoz de Compromís en la diputación, Enric Nomdedéu, fue quien advirtió del aplazamiento de la reunión, que había cobrado relevancia tras el enfrentamiento entre la diputación y la Conselleria de Sanidad por el nuevo equipo de radioterapia del Provincial.

La diputada responsable del consorcio hospitalario, Susana Marqués, es quien firma el escrito desconvocando la cita «por problemas de agenda». Enric Nomdedéu aprovechó una de las comisiones de ayer en la diputación para preguntar a Marqués sobre los motivos de la cancelación, a lo que la diputada del PP respondió, según Nomdedéu, que «era cosa de conselleria».

Tras esta explicación, Compromís emitió un comunicado criticando la actitud «obstruccionista» de Sanidad por impedir la celebración de la reunión. El grupo político forzó la reacción de la conselleria, que negó haber desconvocado la comisión delegada del Consejo de Gobierno del Hospital Provincial. De hecho, según explicaron fuentes de este departamento, el representante de la conselleria que asiste a estas comisiones tuvo conocimiento de la desconvocatoria ayer, «de la misma forma que el resto de asistentes a dicha comisión». Por ello, aclararon que ni se han alegado motivos de agenda ni se ha desconvocado desde este departamento.

Este nuevo encontronazo refleja de nuevo la tensión entre el presidente de la diputación, Javier Moliner, y el conseller de Sanidad, Manuel Llombart. Así quedó patente la semana pasada cuando Moliner anunció la compra del nuevo equipo de radioterapia para el Hospital Provincial y, horas después, Llombart le desautorizó negando que la operación esté aprobada.

Para el portavoz de Compromís, el aplazamiento de la reunión «evidencia aún más el enfrentamiento entre la conselleria y la diputación y consideramos absolutamente inaceptable que la pugna política entre dos administraciones puedan provocar retrasos en decisiones que afectan a los profesionales y enfermos de Castelló».

Compartir el artículo

stats