Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La justicia valida el antiguo decreto urbanístico tras ser sustituido por otra norma

El Consell y el ayuntamiento lo cambiaron por temor a los recursos judiciales

El urbanismo se rige por una norma provisional.

El urbanismo se rige por una norma provisional. Levante-EMV

El Ayuntamiento de Castelló no ha tenido suerte con el urbanismo en los últimos dos mandatos. Cuando ha recurrido para defender la legalidad del Plan General de Ordenación Urbana ha perdido, y ahora, en cambio, gana una sentencia relativa al antiguo decreto urbanístico transitorio -que reemplaza al PGOU mientras se redacta uno nuevo- que acaba de sustituir por otro por temor a que fuera tumbado por los tribunales.

El Consell activó el lunes unas nuevas normas urbanísticas que relevan el decreto que aprobó en 2012. Este último había sido recurrido alegándose que se basaba en un Plan General anulado y, justo ayer, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat dio la razón a la Generalitat y al ayuntamiento y validó el anterior decreto. Según fuentes jurídicas, el TSJ se ha respaldado en otros dos fallos que también consideraron legal dicho decreto.

Al margen de que el demandante decida acudir al Tribunal Supremo con un recurso de casación, este proceso judicial no tiene ningún efecto, ya que la normativa cuestionada ha sido cambiada por otra.

La antigua ordenación repetía las unidades urbanísticas del PGOU anulado, mientras la regularización ahora en vigor realiza una clasificación general de los tipos de suelo de la ciudad con ordenación pormenorizada sin hacer referencia a las unidades del PGOU del año 2000. Su objetivo es resguardar legalmente los sectores urbanísticos consolidados -edificados o en tramitación- mientras se redacta un nuevo Plan General. Queda fuera de la ordenación de los 135 desarrollos calificados como suelo urbanizable que todavía no han arrancado. Permanecerán bloqueados hasta que se apruebe el nuevo planeamiento municipal, previsto para finales de 2016.

Por su parte, seguirán vigentes los planes especiales de la Marjaleria, Puerto y UJI al estar desvinculados del PGOU anulado.

El proceso de elaboración del PGOU se encuentra a mitad camino. El ayuntamiento dispone del documento de referencia de la dirección de Evaluación Ambienta de la Conselleria de Territorio, que marca las pautas con las que se ha de regir la redacción. Tiene pendiente un estudio territorial estratégico y la realización en sí del documento definitivo del PGOU, que deberá ser refrendado por el pleno y el Consell.

El gobierno municipal asegura que consensuará el futuro diseño de la ciudad y se muestra partidario de reajustar el suelo urbanizable, pero en el texto de inicio mantiene la misma superficie urbanizable que contempló en el Plan General de 2000.

Compartir el artículo

stats