Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La frecuencia del Tram en los festivos es 10 minutos superior a la previsión inicial

El tiempo de espera alcanza el domingo los 30 minutos frente a los 20 minutos anunciados en 2012, mientras el sábado es cinco minutos más elevado

El Tram de Castelló ha empezado a funcionar con frecuencias de paso más elevadas de las previstas inicialmente, lo que dificulta alcanzar los usuarios marcados de 2,5 millones al año. Este alza es especialmente notoria los fines de semana, cuando los tiempos de espera son de 20 minutos los sábados y de media hora los domingos y festivos. La Conselleria de Infraestructuras había proyectado inicialmente 15 minutos los sábados y 20 minutos los domingos.

Los horarios actuales del Tram no distan en demasía del antiguo autobús interurbano del Grau y complican el objetivo de potenciar la llegada de visitantes al Grau a través de este transporte. El Consell y el ayuntamiento proyectan el Tram como un nuevo eje vertebrador entre el distrito marítimo, el centro de Castelló y la Universitat Jaume I, pero los recortes introducidos en las frecuencias retrasan este propósito.

La Conselleria de Infraestructuras contempló en 2012, en el proyecto de explotación, unas frecuencias competitivas con el fin de llegar al año a los 2,5 millones de pasajeros. Sin embargo, parece que el Consell no tiene suficiente financiación para ejecutar la hoja de ruta primigenia y el operador privado se ha visto obligado a fijar unas frecuencias más altas de las anunciadas. El Consell ha de subvencionar anualmente cerca de un millón de euros a la concesionaria por el servicio (12,3 millones en diez años), aunque ha demorado dos años el primer pago por sus problemas de liquidez en el actual contexto de crisis económica.

El consistorio destaca los datos de viajeros registrados en los dos primeros meses de vida del trolebús, pero con estas cifras (150.000 viajeros en febrero) es improbable que se llegue a los 2,5 millones de usuarios anuales previstos por el Gobierno valenciano. Con un tráfico de 150.000 viajeros al mes, este año sumaría 1,8 millones, 700.000 menos.

La Generalitat descarta ampliar las frecuencias de modo general y el Tram sólo incremente sus servicio en fechas puntuales (festividades) y en las horas punta de la mañana del tramo UJI-paseo Morella. Afirma que las cifras actuales de viajeros hacen innecesario reducir los tiempos de paso.

La cuestión es que sin más frecuencias se atisba difícil que aumenten los viajeros, sobre todo el fin de semana. Los usuarios del Tram ya han expresado quejas por los tiempos del fin de semana, especialmente el domingo. Circula cada media hora, lo mismo que hacía el autobús del Grau.

Compartir el artículo

stats