Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Hemos devuelto a la plaza de toros lo que históricamente había tenido»

El gerente de la plaza de toros de Castelló, Alberto Ramírez, apura los días previos al inicio de la feria con la esperanza de que las figuras repitan el éxito de taquilla en 2014. La empresa se consolida con una política de precios alejada del inmovilismo anterior.

¿Cuál es la valoración de la venta de entradas?

Muy buena. La respuesta está siendo fantástica tanto en la renovación de abonos como, posteriormente, con los abonos nuevos. Y ahora la venta de entradas sueltas está yendo francamente bien.

¿Habrá alguna tarde de "No hay billetes"?

Falta más de una semana para la parte más relevante del ciclo pero es muy difícil. Hace muchos años que no se consigue un lleno absoluto. Ojalá ocurra.

¿Qué responde a los críticos por la ausencia de ganaderías duras y la presencia exclusiva de las figuras?

No responde la empresa, responde la taquilla. Si el modelo anterior hubiera funcionado, la empresa no tendría que haberse ido. Se fue porque no funcionó. El nuestro es otro modelo de negocio que el año pasado ya funcionó y que parece que este año será aún mejor. Quien contesta, por tanto, es la taquilla.

¿Qué repercusión va a tener la Goyesca?

A priori va a ser una sorpresa muy agradable que ya está teniendo muchísima demanda. Es un espectáculo distinto, visualmente maravilloso. Es innovador. Hay que tener en cuenta que desde 1934 no se había hecho nada igual. También dará la oportunidad de vincular los toros al arte de la pintura, a la cultura en general.

¿Está funcionando la venta de entradas de la novillada?

Muchísimo. La plaza va a tener un aspecto sensacional ese día. Nosotros hemos apostado por fijar la novillada el domingo, en lugar del jueves como se venía haciendo, para facilitar que los aficionados de Almassora y Borriana puedan venir a apoyar a sus toreros aprovechando que es festivo. Hacía mucho que dos novilleros de la provincia no compartían tarde y estoy convencido de que Varea y Vicente Soler van a transmitir mucho.

¿Hay contactos con la afición catalana para que se desplace hasta Castelló?

Sí. Ya tenemos confirmados seis palcos para grupos de Barcelona. A estas 60 personas se suman dos o tres peñas que también han reservado entradas para los últimos días de la feria y, por supuesto, la gente que compa su entrada de forma individual y que no podemos saber su procedencia.

¿Sirvió la manifestación del pasado día 15 para estrechar la relación?

Sí. Nos brindamos a facilitarles lo que estuviera en nuestra mano para que se pudieran quedar unos días en la provincia aprovechando la feria. Me consta que se han puesto en contacto con hoteles de la ciudad y ya hay bastantes reservas de paquetes que combinan la entrada con el hotel.

¿Los empresarios de otros sectores han sabido aprovechar esta oportunidad?

Estoy convencido de que sí. Precisamente ayer tuve una reunión con hosteleros y me confirmaron que las reservas están yendo muy bien. Me dijeron que la ocupación ya se nota y que muchos restaurantes van a estar llenos en los días clave de la feria.

¿Percibe que la plaza se ha integrado más en la ciudad en estos dos años?

Sí, absolutamente. Es algo que nosotros hemos buscado desde un principio. Siempre hemos querido integrar la plaza dentro de la ciudad. Hemos programado espectáculos casi de todo tipo, incluyendo conciertos y hasta bodas. Y, además, hemos centrado los spots publicitarios en la promoción de la ciudad de Castelló, también de la hostelería y la gastronomía. En definitiva, hemos devuelto a la plaza lo que históricamente había tenido.

¿Ha entendido el espectador los precios adaptados al tirón del cartel?

Sí, como ocurre en otros espectáculos. Si ir a un concierto de los Rolling no cuesta igual que ir a otro, en los toros no tiene por qué ser distinto. Hemos traído a todas las figuras en dos años.

Compartir el artículo

stats