La portavoz Maria José Català afirmó ayer que confía de forma «absoluta» en la decisión que adopten la alcaldesa de Valencia y el vicealcalde, Alfonso Grau, tras el procesamiento de éste último en el «caso Nóos», si bien recordó que su línea roja contra la corrupción está «muy clara». La portavoz respondió en rueda de prensa a varias preguntas sobre el futuro de Grau. Pese a la alusión a las líneas rojas, Català fue más suave en su respuesta que en la que dio hace dos días e insistió en que la decisión compete a Grau y a Barberá. La forma en que Fabra enseñó la puerta de salida a Grau había generado gran malestar en la alcaldesa. j.r. valencia