El homenaje dels Cavallers de la Conquesta y de Na Violant d'Hongria a Jaume I vivió ayer un pequeño susto cuando una de las «dones de companya» sufrió un desvanecimiento producto, al parecer, de la emotividad del momento. El alcalde de Castelló, Alfonso Bataller, médico anestesista de profesión, fue el encargado de auxiliar en primera instancia a la joven, a los pies de la escultura de Jaume I. La «dona de companya» se recuperó a los pocos minutos.

El portavoz del equipo de gobierno de Castelló, Juan José Pérez Macián, participó activamente en la fiesta que los Moros d'Alqueria organizó en la noche del viernes. Pérez Macián es integrante de la asociación cultural y se le pudo ver desfilando, con cirio en mano, por las calles del centro de la ciudad.

La jefa de gabinete de la Diputación de Castelló, Ester Felip, disfrutó ayer de un pequeño descanso festivo al mediodía, tras celebrarse el Día de la Provincia, y disfrutó de una comida con un grupo de amigos llegados de Nules.