Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Borriana honra a su reina fallera

Más de 300 personas asisten a la cena de homenaje a Alejandra Guardino en la Llar Fallera

Las fiestas josefinas iniciaron anoche de forma oficial la cuanta atrás en Borriana. La Llar Fallera de la localidad de visitó de gala ara convertirse en la sede de uno de los actos más emotivos y glamurosos de cuantos integran el calendario fallero anual, con la celebración de la cena en homenaje a la reina fallera, Alejandra Guardino, que lució radiante en su traje regional. La joven ejerció como especial anfitriona de un acto que congregó en este emblemático espacio tanto a su corte de honor como a los presidentes de las diversas fallas, además de las falleras mayores y cortes de honor de todas las comisiones de la localidad, así como a los integrantes de las principales entidades que conforman la sociedad borrianense y provincial.

Como es habitual, el acto comenzó con la recepción oficial por parte de la reina fallera a todos los invitados y comisiones en el hall de la Llar Fallera . Con una gran sonrisa, Alejandra Guardino, acompañada del alcalde de Borriana, José Ramón Calpe; además de por el concejal de Fiestas y presidente de la Junta Local Fallera, Carlos Solá, fue agradeciendo a todos los presentes su asistencia a un acto tan especial para ella en el año de su reinado.

Por su parte, la reina infantil, ataviada con un elegante vestido, también rindió honor a su compañera como máxima representante de las fiestas de la ciudad. Todas las falleras de la localidad recibieron un obsequio floral como agradecimiento y reconocimiento especial por la gran labor que realizan a lo largo de todo el año en beneficio de las fiestas.

Participación

La camaradería reinó a lo largo de toda la cena a la que acudieron más de 300 personas y que hizo las delicias de todos los presentes, con unos platos perfectamente confeccionados. En el ambiente ya se respiraba la cercanía de la noche de la plantà, por lo que todos los falleros de Borriana empiezan a sentir los nervios ante la llegada inminente de la semana grande, para la que han estado trabajando duramente durante todo el año. Una vez concluida la cena, se inició el baile.

Como es habitual la pista la abrieron la reina fallera y el alcalde de la localidad al ritmo de un pasodoble, mientras que, posteriormente, los ediles del ayuntamiento fueron sacando a bailar a cada una de las damas de la corte de honor, que fueron llenando poco a poco la pista. Posteriormente se fueron sumando al ritmo de la música los demás presentes. De este modo, la fiesta se prolongó hasta altas horas de la madrugada, una celebración que sirvió de anticipo a lo que serán las fiestas josefinas.

Compartir el artículo

stats