Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Veintidós animales salvajes murieron electrocutados en Castelló en 2014

En toda la Comunitat, la cifra asciende a 150, la gran mayoría, aves de 17 especies diferentes

Unos 150 animales salvajes fallecieron electrocutados en la Comunitat Valenciana en el año 2014, la mayoría de ellos (143) aves. La mayor parte de las electrocuciones se registraron en la provincia de Valencia (73), seguida de Alicante (55) y Castelló, con 22 animales. Se ha detectado una disminución del número de electrocuciones registradas respecto a años anteriores en Valencia y Alicante. Por ejemplo, el número de aves rapaces electrocutadas muestra una tendencia descendiente desde 2011, pasando de las 220 que hubo ese año a las 134 registradas en 2014.

Se registraron electrocuciones en 103 municipios, sobresaliendo Orihuela con siete casos y Vall d'Uixó, Llíria y Utiel con cuatro casos cada uno. Destaca que en el 62 por ciento de los casos pudo conocerse con detalle la localización exacta del animal e identificar el apoyo causante de la electrocución, «lo cual es determinante a la hora de poder emprender acciones de corrección», según informaron desde la Conselleria de Infraestructuras a Europa Press. Las aves son, como todas las temporadas, el grupo de fauna más afectado, con 143 casos registrados para 17 especies diferentes. De manera anecdótica aparecen reflejados cuatro accidentes con reptiles y tres con mamíferos.

Las rapaces acumulan casi el 90 por ciento del total de electrocuciones recopiladas. Dentro de este conjunto, las dos especies con mayor número de registros son el cernícalo vulgar, con 47 casos en 2014, y el búho real, con 46 muertes. Además, en 2014 se registraron tres electrocuciones de águila perdicera (Aquila fasciata) en la Comunitat, una especie catalogada como vulnerable. En 2010 se establecieron las zonas de protección de la avifauna contra la colisión y electrocución en la Comunitat Valenciana, y se ordenaron medidas para reducir la mortalidad de aves en líneas eléctricas. Desde entonces se mantiene un registro actualizado de electrocuciones de fauna salvaje que recoge la información de los ingresos en los Centros de Recuperación de Fauna (CRF) y de comunicaciones directas por parte de las empresas de distribución.

Compartir el artículo

stats