Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una moqueta azul y una factura de 1.000 euros protagonizan el pleno de la Vall

Un comercio asegura que la entregó al ayuntamiento pero nadie se responsabiliza de la contratación

Una moqueta azul y una factura de 1.000 euros protagonizan el pleno de la Vall

Una moqueta azul y una factura de 1.000 euros protagonizan el pleno de la Vall

Nadie sabe donde están ni quien encargó los 175 metros de moqueta azul que le van a costar al Ayuntamiento de la Vall d'Uixó 1.000 euros, porque la factura todavía no está pagada. La que sí está servida es la polémica y así se puso de manifiesto en el pleno municipal celebrado el pasado lunes por la noche, en el que el equipo de gobierno llegó incluso a presentar una moción pidiendo explicaciones al Partido Popular por esta cuestión dado que, según los datos que obran en su poder, la compra se realizó en el mes de abril.

Hace algunos días el equipo de gobierno ya denunció el tema al aparecer una factura de 1.000 euros, presentada el 9 de julio, pero que hacía referencia a una venta efectuada en abril. En aquel momento ya se insinuó lo que ayer manifestó abiertamente la alcaldesa de la ciudad, Tania Baños, la sospecha de que «le hemos pagado la moqueta azul a todo el PP de la provincia».

Las dudas fueron en aumento cuando se preguntó a los técnicos municipales sobre la existencia de esa moqueta y su ubicación, pero finalmente, según aseguró Baños, «solo se encontraron 25 metros», que se tiene «casi la certeza» de que fueron utilizados para el acto electoral que el Partido Popular organizó en el Palau de Vivel, al que asistieron Isabel Bonig y Alberto Fabra. Según la alcaldesa, la decisión de presentar la moción en el pleno venía motivada en «darle la oportunidad al Partido Popular de reconocer al menos que habían cometido un error y asumir su responsabilidad"«.Pero lo que sucedió fue más bien lo contrario.

El portavoz del PP en el ayuntamiento, Óscar Clavell, lo tiene claro, «el Partido Popular de la Vall d'Uixó no tiene nada que ver con esa factura» e incidió en el hecho de que aunque se hace referencia a una compra realizada el 7 de abril, «la factura entra en el ayuntamiento el 9 de julio, cuando el tripartito llevaba en el gobierno municipal un mes». Además, llamó la atención sobre el hecho de que «ni hay presupuesto, ni consignación presupuestaria, ni la factura está firmada por ningún responsable político o técnico», de lo que se desprende que el gasto no estaría autorizado, y por último, Clavell explicó que en el transcurso del pleno «me ofrecí personalmente a, con la autorización del pleno, realizar una investigación para esclarecer las responsabilidades, pero se negaron» lo que denota, desde su punto de vista, «que todo este tema es una cortina de humo y no tienen intención de aclarar nada».

La siguiente pregunta apunta al comercio en el que se realizó la compra. Su gerente asegura que la moqueta se vendió al consistorio pero explicó que «aquí trabajamos diez personas, y el ayuntamiento es un cliente habitual y pasan muchas personas. Puedo acordarme de quién ha venido a hacer un encargo hoy o hace unos días, pero no recuerdo quién lo encargó hace tantos meses». Este empresario local es consciente de que se encuentra, sin quererlo, en medio de un cruce de acusaciones político del que espera no formar parte ya que «nosotros queremos seguir trabajando con normalidad, con la misma cordialidad de siempre con este gobierno o con cualquier otro».

Por la tienda donde se realizó la venta de la moqueta han pasado ya representantes tanto del PP como del equipo de gobierno. Según su propietario de lo que no cabe duda es de que hay un albarán, está la factura «y la moqueta se la llevaron para el ayuntamiento», y de hecho, el albarán podría estar firmado por la persona que se encargó de recogerla por lo que, sin duda, las investigaciones se centrarán a partir de ahora en descubrir quién es el propietario de esa rúbrica.

Compartir el artículo

stats