Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El estrés y las lesiones, estrechamente ligados

«Es frecuente que las lesiones se produzcan más cuando las cosas no van bien que cuando todo funciona», asegura Peris

Uno de los aspectos que más están influyendo en el bajo rendimiento del Villarreal son las lesiones. Hasta diez jugadores han tenido que estar alejados de los terrenos de juego durante un periodo concreto de tiempo al sufrir algún tipo de molestia muscular. Areola, Mario, Bonera, Rukavina, Víctor Ruiz, Bailly, Bruno, Bakambu, Baptistao y Adrián López, además de los lesionados de larga duración Sergio Asenjo y Mateo Musacchio -con el alta médica ya los dos- son algunos de los jugadores del primer equipo que han parado a la fuerza desde que comenzara la temporada. Un aspecto en lo que la psicología mucho tiene que decir.

«Existen numerosos estudios que demuestran la relación entre diversos aspectos psicológicos, como por ejemplo el estrés, y las lesiones deportivas», analiza Peris, quien va más allá y añade que «por ejemplo, cuando el jugador percibe que no controla la situación o no maneja adecuadamente la incertidumbre tiene una mayor probabilidad de lesionarse más. Realmente el jugador no se da cuenta, pero existen ciertos comportamientos y situaciones, desde el punto de vista psicológico, que favorecen la aparición de lesiones a lo largo de una temporada».

Durante los primeros cinco meses de la presente campaña, las lesiones se han multiplicado en la plantilla del primer equipo. Hay quien ha empezado a cuestionar la preparación física del plantel y otros que consideran que cuando la cabeza no funciona, el resto del cuerpo no rinde al cien por ciento de sus posibilidades.

En este sentido, el presidente de la Asociación de Psicología del Deporte de la Comunitat Valenciana asegura que «es frecuente que las lesiones se produzcan más cuando las cosas no van bien que cuando todo funciona a la perfección y eso tiene una explicación psicológica. Obviamente, existen más factores que influyen en las lesiones, aunque el aspecto psicológico aumenta mucho la probabilidad de que esto ocurra». «El nivel de atención baja o es el inadecuado, hay mayor tensión muscular y se toman peor las decisiones y, en una simple pisada o un mal calentamiento, uno se puede lesionar», puntualiza Peris.

Compartir el artículo

stats