Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un reventón en una tubería deja sin riego mil hanegadas de naranjos en Fadrell

El incidente afecta a una de las principales vías de distribución del agua del Millars en el término municipal El suministro en la zona sur está interrumpido, aunque se prevé restablecerlo esta semana

Un reventón en una tubería deja sin riego mil hanegadas de naranjos en Fadrell

Un reventón en una tubería deja sin riego mil hanegadas de naranjos en Fadrell

Un reventón en una tubería ha dejado sin agua de riego a una amplia franja de campos de naranjos en la partida Fadrell, en el sur de la ciudad.

La conducción pertenece al Sindicato de Riegos de Castelló, cuyo presidente, José Pascual, señaló que se trata de una de las principales vías de distribución del agua del río Millars a las tierras de cultivo. Según explicó, el tramo afectado ya registraba fugas y estaba pendiente de subsanación. El incidente obliga a adelantar la intervención.

Los operarios trabajan en la reparación de la tubería, en el cruce entre el camí Caminàs y el barranco de Fraga, ya que el incidente ha dejado sin agua a cerca de mil hanegadas de campos de naranjos. El riego por goteo en esta zona se ha interrumpido de forma temporal. Está previsto que el suministro se restablezca esta misma semana.

Por otra parte, el presidente de los regantes destacó el excelente estado de las reservas hídricas, ya que los pantanos del sistema del río Millars almacenan más de 100 hectómetros cúbicos. Un caudal que garantiza las campañas de riego de 2016 y 2017.

Más pesimista se mostró José Pascual respecto al futuro del sector agrícola en la capital de la Plana ante el progresivo abandono de los campos de cultivo por falta de rentabilidad. Uno de los principales problemas, subrayó, es la atomización de la tierra, ya que las 60.000 hanegadas de naranjo del término municipal se dividen entre más de 3.000 propietarios, de los cuales muy pocos se dedican a la agricultura de forma profesional.

También cuestionó la eficacia de iniciativas municipales como la del Mercat de la Taronja. Según señaló, da salida a 150.000 kilos de naranja, equivalentes a la producción de 60 hanegadas, cuando en la ciudad hay 60.000, por lo que el impacto es mínimo. Admitió, eso sí, que contribuye a poner en valor la agricultura local, una actividad que conecta con las raíces de la ciudad.

Compartir el artículo

stats