Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fuentes de Ayódar solicita ayuda a diputación para proteger los huesos del antiguo cementerio

El alcalde recuerda las limitaciones prespuestarias del ayuntamiento y busca cómo actuar en la zona

La aparición de los huesos de varias personas en un talud junto al casco urbano de Fuentes de Ayódar pertenecientes, por lo que parece probado, a vecinos enterrados en el antiguo cementerio antes de que este dejara de utilizarse en 1924, ha sorprendido a propios y extraños, tal y como confirmó ayer el alcalde, Jordi Lucena, quien aseguró que como medida provisional y urgente «he ordenado que se instale un vallado tapado» que proteja el talud y, al menos de momento, no deje a la vista los restos, de manera que se trate «con el mayor tacto posible este tema tan sensible».

Lo cierto es que, a pesar de que se trata de un camino de paso muy próximo al casco urbano, ningún vecino se había percatado de que el deterioro del talud había provocado que las evidencias de la existencia de una antiguo cementerio quedaran a la vista. Tuvo que ser un equipo de tres espeleólogos, que pasaban por la zona de manera ocasional, quienes comprobaran como los restos de al menos cinco personas «salían del terraplén superior del camino de Torrechiva, debajo de lo que parecían los restos de un corral», como describió uno de ellos, Héctor Cardona.

El principal problema ahora es cómo dar una solución definitiva a este problema pr las limitaciones presupuestaria del consistorio. Jordi Lucena explicó que realizarán una valoración de la actuación que haría falta para proteger con muros el perímetro del antiguo cementerio «y después me reuniré con el presidente de la diputación para ver en qué podrían ayudarnos».

Compartir el artículo

stats