Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Madrigal decidirá el pase

El Villarreal perdona ante el Zurich y suma un punto que le obliga a jugarse su clasificación para la siguiente ronda de la Liga Europa en la última jornada Bruno adelantó a los amarillos con un remate de cabeza y Rodríguez igualó de penalti

El Villarreal CF se ganó ayer, con su empate contra el FC Zurich, una vida extra en la Liga Europa. El conjunto amarillo necesitaba ganar en la penúltima para certificar su pase matemático a la siguiente ronda europea, pero el empate que cosechó ante los suizos en un encuentro en el que fue superior y perdonó numerosas ocasiones le obliga a jugárselo en la última jornada aunque depende de sí mismo para conseguir su cometido.

El conjunto de la Plana Baixa empezó cediendo la posesión inicial del esférico al conjunto suizo, pero poco necesitó para enchufarse y meterse en el encuentro. Un disparo de Bakambu desviado tras la pérdida de un balón en la frontal del área, otro de Cheryshev que se le escapó de las manos a Vanins y uno más del hispano-ruso dentro del área que se le marchó alta fueron los primeros intentos del submarino en tierras suizas.

Tres ocasiones en apenas seis minutos que dieron alas a los de Fran Escribá y que presagiaban que el primer tanto no tardaría en llegar. Y este no tardó en exceso. Porque cuando se cumplían los primeros quince minutos de partido, en un saque de esquina ejecutado por Manu Trigueros, aparecería el capitán Bruno Soriano para, con un certero cabezazo, batir al portero del Zurich.

El Villarreal había hecho ya lo más difícil y con ese tanto recuperaba su condición de favorito para clasificarse matemáticamente para la siguiente fase de la Liga Europa como todo hacía indicar cuando se realizó el sorteo. Ahora tocaba, al menos, aguantar el marcador e intentar incluso ampliarlo para evitar contratiempos de última hora.

Pudieron conseguirlo los futbolistas del cuadro villarrealense al filo del descanso de no ser porque los tres lanzamientos consecutivos de Bruno, Cheryshev y Pato fueron repelidos con gran acierto por el portero del equipo suizo. Este, por su parte, tan solo dispuso de una ocasión clara de gol en las botas de Koné, pero su chut se marchó fuera.

El segundo tiempo comenzó con un lejano lanzamiento de Marquesano sin consecuencias y, al igual que en la primera parte, a partir de ese momento se sucedieron las ocasiones para el conjunto amarillo. Pato falló una muy clara dentro del área, sin portero; y Bakambu la tuvo en dos oportunidades prácticamente seguidas que tampoco subieron al marcador.

El plantel de Uli Forte, consciente de que con ese resultado caía eliminado, empezó a buscar sus ocpiones a la contra, ejerciendo mucha más presión que en los primeros 45 minutos y, poco a poco, ganándole terreno a los amarillos.

Así, a Asenjo, titular por primera vez esta temporada en la Liga Europa, se convertía en protagonista al sacar un primer remate con los puños y deshacerse de un taconazo dentro del área que a punto estuvo de sorprenderle.

Penalti en el 86

Lo que no pudo evitar fue que, llegados los últimos minutos del partido, el Zurich lograra arañar un punto que dejaba el grupo L igualadísimo. El equipo suizo consiguió el empate en una lanzamiento de penalti que se encargó de materializar Rodríguez y volvió a meterse en la competición europea.

El encuentro se igualaba en el marcador cuando faltaban pocos minutos para acabar y el equipo local aprovechaba sus últimos esfuerzos para tratar de completar la remontada y dejar en la cuneta al Villarreal. Por fortuna para el submarino, el colegiado anuló un gol de los locales en el tiempo de añadido cuando toda la grada del estadio cantaba el tanto de la victoria y Víctor Ruiz desbarataba una última contra de su rival que evitaba la hecatombe.

El Madrigal decidirá ahora.

Compartir el artículo

stats