Malas noticias para el Villarreal C. Lesiones y más lesiones. La última y a la vez la más grave ha sido la del centrocampista zaragozano Manu Morlanes. Uno de los mayores talentos de la cantera dice adiós a la temporada tras confirmarse que tiene fracturado el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. En los próximos días será operado y al internacional le espera una larga recuperación. El que es duda para el partido de mañana contra el Buñol es el portero Diego Fuoli, que tiene afectada la clavícula. Ha sido sometido a pruebas, aunque no está descartado ya que pudo acabar el partido contra el Castellón y las molestias le persiguen desde el verano pasado. Eso sí, nunca antes se le había dislocado la clavícula como el jueves, aunque se la recolocaron rápidamente.

Manu Morlanes se lesionó durante el derbi con el Castellón. Hacia la hora de juego pugnó un balón dividido con el visitante Armando Corbalán, que al intentar rematar de volea impactó con la pierna del aragonés, al que le pitaron la falta. La acción no pudo traer peores consecuencias. Morlanes fue sustituido por Pablo y las pruebas médicas confirmaron los peores augurios.

Ausencias

Junto a Manu Morlanes, para el partido de mañana contra el Buñol en el Beltrán Báguena (16.30 horas) no estarán disponibles tres futbolistas que están sancionados: Miguel Llambrich, Genís y Migue Leal. A todo ello, están descartados por lesión Arnau Vega, Vujnovic y Martín Arenas. Además, Nani podría ser citado por el Villarreal B para jugar en el campo del Atlético Baleares.

Entre tantas malas noticias, la única buena es la recuperación del central valenciano José Luis Sena, que después de mes y medio de baja estará a disposición de jugar, por lo que el vila-realensne Pau Francisco Torres regresará con el primer filial. Con todo ello, en estos momentos el técnico Carlos Pérez Salvachúa sólo dispone de trece futbolistas para visitar al Buñol. Tendrá que echar mano de varios jugadores del juvenil que juega esta tarde en el Mini Estadi contra el Hércules.

Las dos derrotas consecutivas que ha sumado el Villarreal C, ante Ontinyent y Castellón, han relegado de la segunda plaza a la quinta en apenas cuatro días. Los puestos de promoción los tiene a dos puntos.