La Autoridad Portuaria de Castelló anunció ayer que promoverá la rehabilitación del faro de Orpesa y su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) con el objetivo de otorgarle un uso «turístico y social». El presidente de PortCastelló Francisco Toledo se reunió recientemente con el alcalde de Orpesa. Rafael Albert. y la concejala Arantxa Martínez, para estudiar «la puesta en valor del faro y su parcela colindante, de forma que pase a ser un activo para el municipio», según informaron desde la Autoridad Portuaria.

El Ayuntamiento de Orpesa aprobó el pasado mes de noviembre una moción del grupo Sí se Puede con el objetivo de poner en valor el faro de cara a una futura apertura, ya que se encuentra cerrado al público desde hace varios años. El pleno respaldó la propuesta de la concejala de Sí se Puede Arantxa Martínez, que incidió en que el inmueble «está bastante abandonado. Nos gustaría que se abriera al público y se les explicara a todos los turistas la importancia que tuvo. Queremos hacer de él un atractivo turístico».

El presidente de PortCastelló Francisco Toledo, el alcalde Rafael Albert y la concejala Arantxa Martínez mantuvieron una reunión para tratar la puesta en valor del faro. La Autoridad Portuaria se comprometió a promover su rehabilitación y su declaración como BIC. Además, el consistorio acordó participar en el proceso de definición de los futuros usos del faro, integrándose en el equipo de trabajo que está ya estudiando su rehabilitación.

El presidente de PortCastelló, Francisco Toledo, coincidió con el alcalde en la necesidad de «dar un uso al edificio para frenar su actual deterioro y que aporte valor a Orpesa. En lo que respecta al proyecto de rehabilitación, se buscará «mantener el máximo respeto a los planos iniciales, conservando la fachada y su tabiquería interior», manifestó Toledo. Actualmente el edificio y la parcela colindante se encuentran deshabitados, aunque el faro «sigue funcionando y tiene el mantenimiento oportuno».

Francisco Toledo explicó que el faro «puede ser un importante foco de atracción turística complementando a la cercana Torre del Rei». Por ello, PortCastelló buscará nuevos usos para el inmueble marítimo una vez esté rehabilitado. Toledo puso como ejemplo de ellos la conveniencia de dotar al edificio de actividades culturales, especialmente musicales de baja intensidad, así como de un espacio dedicado a la restauración.

Próxima visita

Francisco Toledo visitará en las próximas semanas el faro de Orpesa junto al alcalde para comprobar su actual estado, según informaron ayer fuentes de la Autoridad Portuaria. El faro se encuentra cerrado al público desde hace varios años. Aunque está en servicio, no es visitable. El edificio dispone dos plantas habitables con pequeñas habitaciones y una amplia parcela, que da la zona de acantilados del cabo de Orpesa.

El faro de Orpesa se encendió por primera vez en el año 1857. Este conocido inmueble se encuentra situado junto a la Torre del Rei, entre las playas de Morro de Gos y de la Concha. El faro se convirtió en una pieza clave para el tráfico marítimo en la zona y está catalogado por el Ministerio de Cultura como un valor del patrimonio industrial, remarcaron desde la Autoridad Portuaria de Castelló, que destacaron su «tipología única en España».