La campaña de incidencias de seguridad vial en las zonas rurales del término, realizada por primera vez por la Unidad Rural de la Policía Local, ha permitido detectar medio 56 puntos a mejorar, además de colocar o reponer 47 vallas específicas en las zonas inundables. Para ello, los agentes se han desplegado por todas las partidas rurales, intensificando el control de aquellas cuestiones que pueden afectar a la seguridad, como vegetación que impida la visibilidad o señales de tráfico deterioradas, además del estado del firme.

«La Unidad Rural ha peinado todo el término para comprobar el estado de nuestros caminos y barrancos y mejorar la seguridad en las zonas inundables mediante la colocación de vallas específicas, con la colaboración de la Concejalía de Agricultura, Medio Ambiente y Cambio Climático. Se ha hecho un trabajo exhaustivo y minucioso, que va a redundar en la mejora de la seguridad de los conductores», valoró el concejal de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Javier Serralvo.

Las anomalías detectadas van desde cunetas en mal estado a señales de tráfico rotas o deterioradas, plantas que invaden la calzada y dificultan la visibilidad o asfalto en mal estado. Todas las incidencias se han comunicado a los Servicios Públicos Vila-real, con carácter de urgente o no urgente, para su reparación.