Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuatro asociaciones empresariales meditan darse de baja de la patronal provincial

El anuncio de una nueva organización autonómica divide a las sectoriales grandes y a las pequeñas de Castelló

Integrantes de la CEC, de espaldas, acceden a una anterior junta directiva.

Integrantes de la CEC, de espaldas, acceden a una anterior junta directiva. carme ripollés

El posible nacimiento de una nueva patronal autonómica con el apoyo de las grandes asociaciones, como la azulejera en Castelló, deja a la Confederación de Empresarios Provincial en un callejón sin salida. Su idea inicial era resistir hasta que se resolviera el concurso de acreedores, pero sus planes han cambiado después de que la patronal provincial valenciana precipitara esta semana su propuesta de sustituir la Cierval por otra patronal.En este contexto, hasta cuatro asociaciones estudian darse de baja de la CEC al considerar inviable su futuro.

Se tratan de sectoriales pequeñas que creen que no tiene sentido pagar las cuotas convenidas si finalmente la CEC se integra en la futura autonómica y desaparece como tal. La propuesta lanzada por el presidente de la CEV (provincial valenciana), Salvador Navarro, pretende convertir las provinciales en consejos territoriales, sin estructura administrativa y con una función reivindicativa. Cada provincial contaría con una vicepresidencia, al igual que los principales sectores económicos de cada provincia (azulejo en Castelló), pero perdería la autonómica actual y no tendría poder para negociar convenios colectivos. Por su parte, la solicitud de subvenciones públicas dependería sólo de Valencia. La CEV ha emprendido este camino después de negarse a asumir la deuda de Cierval, culpando de las mismas a las patronales de Alicante y Castelló.

La CEC celebró hace una semana una junta directiva desconociendo que los planes de la CEV se presentaran unos días después. En este sentido, aprobó un presupuesto de mínimos (177.000 euros) con la idea de sortear el año. Asimismo, 26 sectoriales se comprometieron a pagar sus cuotas. Eran la mitad de las 50 organizaciones que llegó a albergar la CEC en los tiempos de crecimientos económicos, pero así confiaba en conseguir los ingresos justos para seguir adelante. Pero esta previsión ha saltado por los aires, y, según fuentes internas, varias sectoriales han mantenido contactos para analizar si renuncian a continuar en la CEC.

Explican que hay una división entre las principales asociaciones empresariales de Castelló y las pequeñas. Señalan que organizaciones con Ascer ven bien la nueva propuesta de Valencia. En su casos, añaden, son organizaciones que por sí solas tiene un peso específico y que por ello valoran su incorporación a la próxima autonómica. Además, agregan que destacan el hecho de que la patronal autonómica integrará en sus órganos de dirección a representantes de los consejos provinciales y de las organizaciones sectoriales más importantes de cada provincia.

Por otro lado, añaden, están las asociaciones de ámbito provincial de sectores económicos más reducidos. Subrayan que algunas temen perder el dinero de sus cuotas si se difumina la CEC en otra patronal valenciana o por el concurso de acreedores.

Junta extraordinaria

La gestora, formada por cinco personas, convocará la semana que viene una junta directiva extraordinaria para debatir sobre su futuro y la última propuesta de la provincial valenciana. Un grupo de empresarios apuesta desde hace tiempo por disolver la CEC y crear un «lobby» provincia pero autónomo de Valencia, pero en la patronal se teme que la justicia considere que se trata de una sucesión empresarial y la obligue a asumir las deudas de la CEC.

Su objetivo era estuviera formada por un gerente profesional y sólo dos trabajadores, pero esta iniciativa se ha visto adelantada por el último movimiento de la provincial valenciana.

Compartir el artículo

stats