El Celta de Vigo se clasificó para los cuartos de final de la Liga Europa alderrotar al Krasnodar ruso con goles de los canteranos Hugo Mallo y Iago Aspas. El equipo gallego que entrena el argentino Eduardo Berizzo mostró madurez y manejó con inteligencia el gol de ventaja que había conseguido en Balaídos (2-1). El Celta igualó, dieciséis años después, su techo europeo de alcanzar unos cuartos de final.

El Celta controló al Krasnodar en el primer tiempo y sólo pasó apuros al límite del descanso. El comienzo del segundo tiempo fue el ideal para que se sacudiese esa ansiedad. Gol a los seis minutos: Guidetti corrió por la banda izquierda, centró, Aspas remató cerca del área pequeña, su tiro rebotó en Petrov y el rechace lo culminó Hugo Mallo con un cañonazo. Ese gol hirió al Krasnodar, sin apenas capacidad de reacción. Apretó sin peligro, hasta que Aspas definió un contragolpe para sellar el pase.