Dos españoles entre los diez mejores del mundo, algo que no ocurría desde 1992, cuando coincidieron Severiano Ballesteros y José María Olazabal. El vizcaíno Jon Rahm, tras su conquista en el Abierto de Irlanda, escaló hasta la octava posición. Sin embargo, el mejor español ubicado en el ránking continua siendo el castellonense Sergio García, quien conservó su quinto lugar.

La precocidad de Rahm a sus 22 años es tal que se une a García y Tiger Woods como golfista capaz de asomar en el top ten en su primera temporada. Sergio lo hizo aún más joven, con 20 años.