08 de marzo de 2018
08.03.2018

Las tascas estudian pedir responsabilidades a Sense Soroll por lucro cesante durante 10 años

La asociación ciudadana subraya que el TSJ ha de emitir una nueva sentencia sobre la singularidad del espacio gastronómico

08.03.2018 | 12:47
Propietarios de los locales de las tascas con representantes de Sense Soroll en una reunión en el ayuntamiento hace un año.

Los locales de las tascas de Castelló estudian la posibilidad de pedir daños y perjuicios a la asociación de Sense Soroll por el impacto económico que consideran que le ha ocasionado el litigio judicial impulsado por la entidad ciudadana.
Sense Soroll empezó hace una década un proceso judicial con el objetivo de prohibir el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública en la zona de las tascas, una singularidad de este espacio que la asociación esgrime que genera molestias de ruido en el vecindario del entorno. Ahora, el Tribunal Supremo ha anulado una sentencia del TSJ que invalidaba la ordenanza municipal que regula la excepcionalidad de las tascas. Sense Soroll había recurrido contra la normativa local al entender que infringe la ley de drogodependencia valenciana y la ZAS de las tascas, pero el Alto Tribunal ha tirado atrás esta resolución al considerar que no concreta las supuestas contradicciones entre la ordenanza municipal y la norma autonómica.

El Supremo no pone fin a la causa judicial y retrotrae la situación de la causa judicial al momento anterior a la sentencia del TSJ, pero
recupera la validez de la citada ordenanza. Los propietarios de este punto gastronómico lamentan el daño ocasionado en la zona durante los 10 años de pleito y subrayan que las ventas han caído entre un 60 % y un 40 %. Recuerdan además que en estos momentos solo mantiene actividad una de las dos calles que conforman las tascas -Barracas-, ya que los locales de Isaac Peral echaron el año pasado el cierre.

Por este motivo, afirman que junto a sus abogados meditan presentar un recurso contra Sense Soroll en el que se reclame «daños y perjuicios». Las tascas quieren recuperar la normalidad de hace unos años.

Por su parte, desde Castelló Sense Soroll reiteran que el TSJ ha de emitir una nueva sentencia, tal como le ha propuesto el Supremo.
Los propietarios de los locales de las tascas cuentan con el respaldo del conjunto de la corporación municipal. El equipo de gobierno presentó el recurso al Supremo, mientras los grupos políticos en las Corts Valencianes han preparado enmiendas en las Corts en la Ley de Salud Pública para reforzar la autoridad de los municipios de cara a regular la ingesta de alcohol en zonas con tradición gastronómica de los municipios.

«Moderadamente satisfechos»
«Desde el equipo de gobierno estamos moderadamente satisfechos, decimos moderadamente satisfechos porque no cierra el litigio abierto por Castelló Sense Soroll hace más de una década. Así, el Supremo ha ordenado la retroacción de las actuaciones procesales al momento previo al dictado de la sentencia, por lo que ahora debemos esperar al nuevo pronunciamiento del TSJ», según el ejecutivo local.
Según los munícipes, «esta era la única vía que tenía el ayuntamiento para que se revocara la sentencia del TSJ anulando el artículo 26 de la Ordenanza de Convivencia Ciudadana porque el Supremo no puede pronunciarse sobre derecho autonómico, por eso lo devuelve a la sala del TSJ».

«Se trata de un esfuerzo enorme por parte de los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Castelló, a quienes agradecemos su trabajo, y también a la convicción del Gobierno municipal de poder compatibilizar el ocio en una zona singular como las tascas con el derecho al descanso», añadieron las mismas fuentes municipales.

Desde el ayuntamiento subrayan que se mantienen las limitaciones de la venta de alcohol a partir de las 22.00, también por decisión judicial, y las medidas correctoras de la zona ZAS con el objetivo de bajar los niveles de contaminación acústica y así conseguir que se retire dicha declaración.

Cabe recordar que la limitación horaria de las 22.00 horas también ha partido de otra causa judicial impulsada por Sense Soroll, que se acogió a la antigua ley de drogodependencia.

Es por ello que los partidos políticos que integran las Corts pretenden que la Ley de Salud Pública permita que los ayuntamientos puedan autorizar el consumo en la calle en zonas gastronómicas con tradición. De esta forma, desde el Ayuntamiento de Castelló confían en acabar con los problemas legales de las tascas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

EL HUMOR GRÁFICO DE XIPELL


Playas en la Comunitat Valenciana

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre las playas de Alicante, Castelló y Valencia y el mapa con todas las playas. ¡Vota tu playa favorita, envía fotos de las playas y decide dónde pasar tus días de sol!