El castellonense Sergio García sigue alimentando su leyenda en la Ryder Cup. El golfista borriolense consiguió por sexta ocasión conquistar esta competición con el equipo europeo que, en la jornda de ayer, logró los puntos necesarios para conquistar la Ryder Cup, la competición bienal entre Estados Unidos y Europa, que se disputó este fin de semana en Le Golf National, a las afueras de París, cuando aún quedaban cuatro partidos por completar.

Además, el jugador castellonense se convirtió ayer en el jugador con más puntos ganados en la historia de la Ryder Cup al sumar 25,5, superando los 24,5 del inglés Nick Faldo, tras su victoria ayer contra Rickie Fowler. En esta 42ª edición de la competición bianual que ganó Europa a Estados Unidos en Saint Quentin en Yvelines, cerca de París, García, en su novena Ryder Cup, ganó tres partidos y perdió uno, logrando su sexto título.

«No suelo llorar, pero esta vez no pude evitarlo. ¡Qué semana!», afirmó García tras la victoria final de Europa por 17,5 contra 10,5 de Estados Unidos. «Me alegra mucho el récord, pero al final siempre he dicho que esto es un equipo y estoy feliz de ayudar. Ese récord es un bonus. Es algo que nunca pensé que tuviera la posibilidad de batir. Ha pasado y estoy feliz», señaló.

García cumplió las expectativas ganando tres de sus cuatro partidos, logrando dos victorias en dobles y una en individuales y solo perdiendo el sábado junto al sueco Alex Noren en 'foursome' (ambos jugadores se alternan con la misma bola). Con 41 partidos, es el quinto jugador con mayor número de encuentros y con su partido 22 ganado, se quedó a uno de otros récord de Faldo, que se impuso en 23.

Con este triunfo, los europeos recuperan el preciado trofeo, que le habían arrebatado los estadounidenses en la edición anterior en Minnesota, y se apuntan un nuevo éxito para un total de 9 victorias en los últimos 12 encuentros intercontinentales.

El equipo europeo había empezado la última sesión de partidos individuales con una ventaja de cuatro puntos y se aliaron con el viento para contener la embestida inicial del equipo estadounidense y anotarse uno de los mejores resultados de las últimas Ryder Cup.

El primer medio punto del domingo llegó con el empate del inglés Paul Casey contra Brooks Koepka, después vino la victoria del danés Thornbjorn Olesen contra Jordan Spieth (5-4), y al poco el legendario Tiger Woods caía derrotado por el joven español Jon Rahm.

El griterío del púbico europeo empezaba a anunciar el éxito europeo e Ian Poulter se golpeó el pecho tras derrotar al número uno del mundo. Y finalmente, el veterano Phil Mickelson tiraba la toalla en el hoyo 16 y concedía el partido al italiano Francesco Molinari.

El italiano fue el héroe del equipo europeo en una semana de récord. El primero el de los cinco puntos ganados en sus cinco partidos, la primera vez que un europeo logra esa hazaña. El segundo el récord de Sergio García de 25,5 puntos en sus nueve participaciones en la Ryder, que supera los 25 puntos del inglés Nick Faldo y se convierte en el jugador con más puntos en la historia del torneo.

Los norteamericanos desembarcaron en París con la Copa en las manos y envalentonados con sus primeros puestos en el ránking mundial, pero los europeos los emboscaron en las angostas calles y los lentos greenes de Le Golf National azotadas por el viento. El recorrido de París ha sido también el escenario de momentos memorables como las cuatro victorias de la pareja formada por Molinari y el inglés Fleetwood y la victoria de Rahm contra Tiger Woods.