El Villarreal C se llevó una gran alegría. La segunda de la temporada y la primera a domicilio. El equipo de Pere Martí se impuso al Novelda en La Magdalena gracias a un solitario gol del central gaditano Antonio Leal en el minuto 17, que remató a la red un saque de esquina ejecutado por el extremo argentino Juan Agüero. Ese gol fue suficiente para sumar el primer triunfo a domicilio de los azulejeros, aunque se llegó a sufrir en la recta final cuando los locales estaban volcados y la portería de Marc Vidal vio como se estrellaban dos balones.

Era otra salida complicada para un Villarreal C ávido de alegrías. Eran cuatro jornadas sin ganar y para la mente de un equipo tan joven (con juveniles en el once) las victorias les ayudan a crecer con más rapidez en una Tercera División que es muy dura en el arranque para ellos. El partido de ayer se puso de cara a las primeras de cambio. Se sacó fruto al balón parado. Un saque de esquina ejecutado por Juan Agüero fue cabeceado a la red por el central Antonio Leal.

Un gol que aceleró a los alicantinos que por mediación del mediocentro David López y el extremo Samu, intentaron sin éxito poner la igualada. El portero Marc Vidal estuvo seguro y sobrio. Y con ese 0-1 se llegó al final de unos muy disputados primeros cuarenta y cinco minutos.

El asedio del Novelda fue total en la segunda parte de la contienda. El Villarreal C tuvo la posesión del balón, pero su rival con un juego aguerrido (hasta seis amarillas) intentó poner la igualada. David López, con un espectacular trallazo desde lejos, estrelló el balón al palo. Y en el 90, cuando ya valía todo, el central Óscar Sánchez estampó el cuero en el larguero. El último aviso. Cinco minutos de descuento muy agobiantes. Pero al final 0-1 y tres puntos vitamínicos.