07 de noviembre de 2018
07.11.2018
Plaga

«No son mosquitos, son vampiros»

Los 'collidors' solicitan tratamientos aéreos para poder combatir la plaga, que no cesa en municipios de la Plana Baixa - Los trabajadores del campo llevan tres capas de ropa y pantalón de lona para aliviar las molestias

07.11.2018 | 00:48
Un collidor muestra un producto para repeler mosquitos.

La plaga de mosquitos presente sobre todo en los municipios de la Plana Baixa como Borriana, Nules y Moncofa, tienen a unos grandes perjudicados: los collidors. Son ellos los que trabajan de sol a sol luchando contra los mosquitos que les acechan sobre todo por la mañana y a partir de las 17 horas. «Lo que hay aquí no son mosquitos, son vampiros», comenta Elías, un joven de 28 años de Orpesa que trabaja en Nules en la recogida de la naranja. «En Orpesa apenas hay mosquitos pero lo de aquí es increíble, yo he llegado a sufrir unas 20 picaduras en la cara y tuve que ir al centro de salud a que me pincharan urbason y he tomado pastillas para que bajar el hinchazón y el picor».

Este es solo un ejemplo de los cientos de collidors que están sufriendo las consecuencias de la plaga de mosquitos. Y todos ellos lo tienen claro, la solución es aplicar tratamientos aéreos porque «si no fumigan, esta plaga no va a parar», indica Amadeo Martí, vecino de Nules de 54 años y como él mismo indica «llevamos como 40 años trabajando en la recogida de la naranja y nunca se había dado una situación así».

Y hasta que no llegue una solución que consiga mitigar la plaga de mosquitos, estos trabajadores acuden cada mañana a distintos huertos de la Plana Baixa «con la cara medio tapada, con tres capas y pantalón de lona para evitar picaduras». Una cantidad de ropa con la que «pasamos mucho colar». añade el vecino y collidor de Nules, Ramón Canós.

Además de las incomodidades a la hora de trabajar, la presencia masiva de mosquitos ha motivado a que la jornada laboral finalice antes de tiempo «porque ha habido días que a las 5 de la tarde no se podía estar de tanto mosquito y nos hemos tenido que ir», comenta José Ramón Palmer quien dice además que «los mosquitos están en las ramas de los árboles y cuando te acercas a recoger la fruta salen muchos y te pican».

Asimismo, los problemas con los mosquitos han hecho que los collidors se desplacen hasta los bares para cobijarse y poder comer tranquilos. Así, el Bar La Cantina de Nules acoge a un buen número de jornaleros a la hora de la comida, «y los mosquitos llegan hasta aquí dentro», añaden desde el bar.


Sin embargo, a pesar de los problemas que están sufriendo, los collidors continúan día a día con su trabajo «porque es nuestro trabajo, y no podemos dejarlo, además la fruta hay que cogerla en su mejor momento», relata Mohamed Kerkar, quien, al igual que el resto de collidors, no abandona su repelente de mosquitos «y nos untamos varias veces el día porque la presencia de mosquitos es continua».

En cuanto a la recogida de la naranja, el responsable del sector citrícola de la Unió de Llauradors, Carles Peris, recordó que «hace un mes ya dijimos de los problemas que los mosquitos daban al campo y ahora, en plena recolección, el problema no ha disminuido». Las altas temperaturas tras las últimas lluvias están agravando el problema «y como solo hace frío unas pocas horas al día, la presencia de mosquitos no desaparece. Desde la Unió piden una coordinación de las administraciones, «que vayan todos a una» para atajar el problema. «el producto no se ve perjudicado y a nivel de tonelaje la presencia de mosquitos no es una cosa preocupante, pero son las cuadrillas de trabajadores los que están sufriendo las consecuencias».

Los ayuntamientos han pedido máxima colaboración ciudadana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

EL HUMOR GRÁFICO DE XIPELL


Playas en la Comunitat Valenciana

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre las playas de Alicante, Castelló y Valencia y el mapa con todas las playas. ¡Vota tu playa favorita, envía fotos de las playas y decide dónde pasar tus días de sol!