07 de enero de 2019
07.01.2019
CD Castellón

Resistencia con premio menor

El CD Castellón rasca un punto en el Mini ante el Barcelona B y termina la primera vuelta a cuatro puntos de la salvación

07.01.2019 | 08:20
Resistencia con premio menor

El Castellón lleva toda la temporada haciendo sus planes, todas las semanas con castillos en el aire, hasta que llega la realidad dominical, que suele ser cruda. A día de hoy la realidad es la que refleja la clasificación. Los albinegros han sumado 17 puntos en 19 jornadas y cierran la primera vuelta a cuatro de la permanencia. Los planes ayer en Barcelona sugerían quitarle la pelota al filial, o discutírsela. La realidad dibujó un Castellón esforzado y sufridor, que no tuvo más remedio que adaptarse, juntarse y correr detrás del balón para al menos rascar el 1-1, un botín pobre que no le saca de la penúltima posición del grupo III de la categoría de bronce.
Superviviente y limitado, el Castellón tiene mucho trabajo por delante para evitar el descenso. Habrá más bajas y más refuerzos para tratar de corregir el disparate del verano. El reto de Óscar Cano, el tercer entrenador del curso, es doble: forjar un equipo nuevo al mismo tiempo que consigue resultados. El campeonato no espera a nadie y tampoco a los albinegros, que ayer en el Mini formaron de entrada con un 4-4-2 y rombo cerrado, mucha gente por dentro y poca por fuera. Debutó en punta Jairo Cárcaba, y la verdad es que pasó de puntillas por la noche. La pelota fue del Barcelona B, y arremangarse fue la respuesta lógica.
Kilian no se impuso nunca como vértice ofensivo del rombo y el filial monopolizó la bola, creando superioridades primero por dentro y luego por fuera. Álvaro evitó pronto el 1-0 de Mujica, pero no pudo con un disparo a la media vuelta en el minuto 23 del zurdo Collado. Cano movió piezas y escoró a Kilian en una banda, y a Caballero en la otra. Con el 4-4-2 clásico el Castellón siguió sin oler la pelota pero al menos tapó la sangría de los dos contra uno en las bandas.
Además encontró la dosis de fortuna necesaria. A veces desde dos caminos opuestos se llega al mismo punto. El 1-0 se gestó en un largo baile de controles y apoyos de los azulgranas. El 1-1 del minuto 28 fue más simple. Un saque de banda mutó en córner y el córner en rebote feliz para los albinegros. Intentando despejar, Mujica batió a su propio portero.

Contacto
El empate alteró los ánimos de los dos equipos. El Castellón pareció creer en lo que estaba haciendo y subió un peldaño en cuanto a la intensidad del contacto. El Barça B se enredó incómodo entre interrupciones. Dejó de fluir la batuta de Riqui Puig y en consecuencia dejó de dañar Ballou la espalda de Muguruza. Por el otro lado, los zurdos Collado y Pérez se empeñaron en hilvanar una aguja sin agujero, perdidos en arabescos.
El Castellón se pasó la velada corriendo tras la pelota pero minimizó las intervenciones del meta Álvaro. Tras el descanso el Barça continuó con la iniciativa y el control del territorio. De ahí conquistó faltas y algún córner. El larguero negó el 2-1 en la ocasión más clara: un cabezazo de Araujo en el minuto 76. Ya había entrado entonces Roig por Jairo, intentando discutir la pelota con un jugador más en el medio. El impacto del cambio fue súbito, con una jugada mascada que rozó el gol, porque Iñaki desvió el tiro de Cubillas, pero también engañoso: luego se difuminó la propuesta, abocando la inercia del partido al correcalles.
En el tramo final el duelo paseó por el alambre: los dos fueron a por la victoria y los dos pudieron perder, los dos empataron. Sin temple y con malas elecciones, el brío de las llegadas se marchitó en el casi. Un premio justo y menor para ambos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Playas en la Comunitat Valenciana

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre las playas de Alicante, Castelló y Valencia y el mapa con todas las playas. ¡Vota tu playa favorita, envía fotos de las playas y decide dónde pasar tus días de sol!